Los acampados de Sol cortaron anoche la Gran Vía y llegaron hasta Cibeles

Los acampados de Sol cortaron anoche la Gran Vía y llegaron hasta Cibeles

Los acampados de la madrileña Puerta del Sol que la medianoche de este domingo abandonaron la emblemática plaza madrileña han cortado el tráfico en la Gran Vía madrileña, una de las arterias de comunicación de la ciudad, y han llegado hasta la plaza de Cibeles

A las doce de la noche, los acampados en Sol se despidieron oficialmente de la plaza madrileña con uno de sus tradicionales gritos mudos. No obstante, un grupo de espontáneos se dirigió entonces hacia la zona de Callao en dirección a la Gran Vía madrileña.

Los congregados en la marcha, que portan en la cabecera una pancarta en la que se puede leer 'Represión, libertad de expresión, corearon consignas como 'Lo llaman democracia y no lo es. Es una dictadura eso es', 'El pueblo unido, jamás será vencido' o 'La voz del pueblo no es ilegal'.

Los 'indignados', cientos de personas, se dirigieron, ocupando la calzada de la Gran Vía, hacia la madrileña plaza de Cibeles con gritos de 'Eso, eso, eso, nos vamos al Congreso' o 'Así, así, así lucha Madrid', así como 'Esta crisis no la pagamos' ya frente al Banco de España.

Los congregados lograron llegar hasta la misma plaza de Cibeles, donde ya comenzaron a dejarse ver varias lecheras de la Policía rodeando la emblemática fuente madrileña. 'A tí también te han bajado el sueldo' o 'Por qué les defendéis si no les importáis' fueron algunas de las consignas con las que recibieron a los agentes.

La presencia policial se ha dejado notar durante parte del recorrido de la marcha, presidida por una pancarta con el lema 'Represión, libertad de expresión' en protesta por los incidentes durante la investidura de varios alcaldes.

Tanto en Cibeles como en el Congreso de los Diputados, varias lecheras de la Policía aguardaban de manera preventiva por si fuera necesaria su intervención. Finalmente, el grueso de los congregados decidió poco antes de las dos de la madrugada marcharse de manera voluntaria aunque con la amenaza de regresar. 'Hoy nos vamos, mañana volvemos', corearon.