La abstención del PSOE tumba en comisión el Plan Económico-Financiero municipal

El Grupo Municipal Socialista se ha abstenido en comisión la votación del Plan Económico-Financiero presentado la semana pasada por el delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, que de no aprobarse supondría hacer frente a un recorte de 430 millones de euros, como ha lamentado el concejal. El PSOE se ha abstenido frente a PP y Ciudadanos, que han votado en contra dejando solo a Ahora Madrid en el respaldo a este plan para los años 2016 y 2017.

Habrá que esperar al Pleno de la próxima semana para conocer la postura definitiva de los socialistas.

El plan económico presentado por el Ayuntamiento de Madrid para la recuperación de la regla de gasto derivada de la liquidación del Presupuesto de 2015 y que incluye un incremento del gasto y de las inversiones ha recibido hoy el dictamen negativo de la Comisión ordinaria de Economía y Hacienda y la aprobación final de la estrategia dependerá de que el PSOE cambie su abstención por un voto a favor.

El delegado del área de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, ha sostenido que presentan el plan económico para anticiparse y "evitar" incumplir la ley de estabilidad presupuestaria para así poder incrementar el gasto habiéndolo comunicado previamente al ministerio.

Sánchez Mato ha explicado que el plan supone solicitar "una excepción" que permita elevar el techo de gasto para llevar a cabo más gasto social e inversiones en el periodo 2016-2017.

En su opinión, la alternativa sería "absolutamente pavorosa" para la ciudad de Madrid porque supondría afirmar que Madrid tiene un "enorme" superávit que no puede ser gastado en las necesidades de los madrileños e implicaría unos "profundos" recortes.

El concejal del PP José Luis Moreno ha asegurado que su partido votará en contra porque augura "una negativa" del Ministerio de Economía según la ley actual. Una negativa que, a juicio de Moreno, va a suponer "una pérdida de autonomía del Ayuntamiento de Madrid". Según el edil popular, la presentación de este plan por parte del Consistorio es obligatoria y es el resultado de un incumplimiento ya que el déficit municipal se sitúa en 16,9 millones de euros, ha señalado.

El concejal socialista Julio Ransés Pérez ha asegurado estar de acuerdo en no dedicar una cantidad "desorbitada" a amortizar la deuda, sino a invertir. No obstante, ha insistido en que hay que "tener cuidado a la hora de incumplir las normas".

Ransés ha afirmado que el PSOE "de entrada" no rechaza el plan, pero ha anticipado una abstención y ha invitado al Consistorio a abrir un periodo de debate anterior al pleno municipal para que la actual "abstención" se transforme en un voto a favor o en contra.

Por su parte, el concejal de Ciudadanos Miguel Ángel Redondo ha señalado estar de acuerdo en "flexibilizar la regla de gasto" pero, a su juicio, el plan económico financiero "debería de haberse ajustado a la ley".

Redondo ha afirmado que su formación está en contra porque duda que el ministerio apruebe un plan que incluye la derogación del artículo 135 del la Constitución que establece la obligación de las Administraciones públicas de adecuar sus actuaciones al principio de estabilidad presupuestaria.

Al término de la comisión, Sánchez Mato ha insistido en que no entiende la postura de los demás grupos y especialmente la del PSOE, y ha advertido de que de no aprobarse el plan se produciría una "inmediata obligación" de recortar una cantidad "absolutamente descomunal" para los próximos dos ejercicios. Sánchez Mato ha cifrado este "recorte" en un 17 por ciento de media y ha señalado que en el conjunto de la legislatura el recorte ascendería a los 2.132 millones de euros.

Carlos Sánchez Mato, ha advertido que no se sentará a negociar el presupuesto con el PSOE, como sí hicieron en las cuentas de 2016, con un "recorte de 500 millones de euros" sobre la mesa. "Estoy seguro de que el PSOE reflexionará y votará a favor porque si no ¿de qué tipo de presupuestos podemos hablar? *Qué presupuestos podemos negociar? ¿Negociamos un presupuesto de recorte de 500 millones de euros? Sería una negociación donde yo desde luego no me sentaría", ha advertido. "Este concejal de Economía no está dispuesto a brindar a los madrileños un desmantelamiento de la ciudad", ha declarado.