Vecinos de Malasaña (Madrid), alarmados por la muerte de varios perros por presuntos envenenamientos

6envenenador_20101227V0.wmv

Se busca al envenenador de perros del barrio de Malasaña. En menos de una semana seis perros han aparecido muertos. Los vecinos han sembrado de carteles alertando de la situación. Creen que se trata de alguien que está dejando comida tóxica y según cuentan el efecto es letal e inmediato.

Los ciudadanos del madrileño barrio de Malasaña viven alarmados durante las últimas semanas tras conocerse que en las inmediaciones de la plaza del Dos de Mayo varios perros han fallecido, según señalan los vecinos de la zona, por un presunto envenenamiento.

Una de las dueñas de un perro que reside en el barrio se ha movilizado para advertir a sus vecinos que extremen las precauciones cuando saquen a pasear sus animales de compañía. Así, Laura Pérez, propietaria de un establecimiento del barrio explicó que todo comenzó "como un rumor" pero tras lo últimos acontecimientos, se ha convertido en una amarga realidad para los vecinos del barrio, que ha vivido la muerte de varios perros.

"Hace unos meses, comenzó un rumor que estaban muriendo perros por el barrio, aún así, pusimos carteles

por la zona para que la gente tuviese cuidado. Esos carteles desaparecieron a la media hora. No sabemos quién ha podido ser. Hay quien apunta a un barrendero o, incluso, una señora. También hay quien dice que han visto lanzar comida envenenada, líquido anticongelante con azúcar. Todo el mundo opina", ha declarado esta vecina de Malasaña.

Al igual que Laura Pérez, quien ha reconocido que los vecinos están "agobiados" y han adoptado la precaución de pasear a sus perros con bozales, Ramón, otro vecino del barrio, ya conocía la situación pese a que ha estado ausente de su domicilio unos días.

Ramón ha destacado la velocidad con que los canes sufren las consecuencias del envenenamiento. Según cuenta, los vómitos preceden a un hinchamiento de la cabeza que finaliza con un "reventón" del estómago que acaba con la vida del perro.