La Unidad de Medicina Fetal del Hospital la Paz salva a Rami

Las posibilidades de sobrevivir de Rami eran casi nulas... Pero dos operaciones en el vientre de su madre le han salvado la vida. Ha ocurrido en el hospital de La Paz. Es la primera vez que se ralaliza una intervención así en Madrid y ha sido todo un éxito.

La Unidad de Medicina Fetal del Hospital Universitario La Paz ha añadido a su cartera de servicios un nuevo procedimiento fetal endoscópico para el tratamiento de una alteración en el desarrollo pulmonar de un feto de 28 semanas, ha informado el centro hospitalario en un comunicado.

Se trata de una oclusión traqueal fetal temporal y es la primera vez que se realiza en la Comunidad de Madrid. Con este procedimiento, el centro madrileño completa la cartera de procedimientos endoscópicos fetales.

Con esta técnica, la Unidad de Medicina Fetal del Hospital Universitario La Paz amplía su cartera de servicios, ofertando la totalidad de procedimientos fetales endoscópicos existentes.

Este tipo de intervenciones debe realizarse entre las semanas 18 y 34 de gestación por parte de un equipo multidisciplinar de profesionales especializados en la atención tanto de la madre gestante como del feto. Desde que empezó a funcionar esta unidad, se realizan alrededor de 60 procedimientos cada año.

El feto presentaba una hernia diafragmática congénita, una malformación que produce un defecto en el diafragma, que es la estructura muscular que separa los órganos del tórax de los del abdomen.

Esta alteración hace que parte del contenido abdominal, generalmente el intestino y el hígado, ascienda hasta el tórax. El principal problema que se plantea en estos casos no es tanto el cierre quirúrgico del defecto diafragmático en el recién nacido, sino el riesgo de que aparezcan problemas en el desarrollo pulmonar, y los pulmones pequeños pueden ser incompatibles con la vida.

En este caso, las posibilidades de supervivencia del niño sin someterlo al procedimiento fetal eran inferiores al 10% según los estudios prenatales llevados a cabo mediante ecografía y resonancia magnética.

El tratamiento, orientado a mejorar el desarrollo de los pulmones, consiste en la oclusión de la tráquea antes del nacimiento del niño. Para ello, se introduce una cámara de dos milímetros de diámetro, a través del abdomen materno y del útero hasta acceder a la boca del feto. Una vez en el interior de la boca se continúa hasta la tráquea, dónde se hincha y libera un microbalón que tapona la vía aérea.

La oclusión de la tráquea hace que, al quedarse retenidas las secreciones bronquiales, el pulmón se pueda expandir y crecer. Este primer procedimiento se realizó en el mes de marzo y a principios de mayo el balón fue retirado mediante un procedimiento semejante en la semana 34 de gestación.

Tras el parto, el 31 de mayo, el niño fue sometido en junio a una intervención quirúrgica para la corrección del diafragma.

El niño recibió cuidados en el Servicio de Neonatología y en Cirugía Pediátrica hasta ahora que recibe al alta con cerca de cuatro meses.