Tragsa volverá este lunes a recoger la basura tras los graves incidentes en Alcorcón

La empresa pública Tragsa volverá mañana a recoger la basura de la ciudad madrileña de Alcorcón, repleta de residuos y con notables destrozos en su mobiliario urbano y en sus comercios como consecuencia de los disturbios registrados al finalizar la manifestación del sábado.

En el decimotercer día de huelga de los servicios de limpieza viaria, el alcalde de Alcorcón, David Pérez, ha confirmado a Efe que mañana volverán a salir los camiones y operarios de Tragsa, la entidad encargada de limpiar las calles mientras continúe la huelga de la Empresa Municipal de Servicios (Esmasa).

"No vamos a consentir que se ponga en peligro la salud de los ciudadanos de Alcorcón", ha señalado el alcalde, quien ha informado de que "existe riesgo sanitario" para la salud de los vecinos en virtud de los informes realizados por los técnicos municipales.

Del mismo modo, Pérez ha advertido de que se "sancionará a todo aquel que impida la limpieza urgente de la ciudad".

Fuentes policiales han relatado que los incidentes se produjeron cuando, al finalizar la manifestación, un grupo de jóvenes que se encontraba entre los manifestantes comenzó a lanzar botellas, adoquines y piedras a los policías.

Por su parte, varios vecinos han explicado que se trataba de un núcleo reducido de entre 20 y 25 personas que "no tenían nada que ver con la manifestación" y que mantuvieron actitudes violentas e incluso obligaron a que interviniesen los bomberos al quemar la basura que se amontonaba en los contenedores.

GRANDES DESTROZOS DE LOS QUE SE DESVINCULAN LOS SINDICATOS

Los destrozos han sido "muy grandes", según ha señalado el alcalde, quien también ha confirmado que el Consistorio "reclamará los daños ocasionados durante la manifestación a las organizaciones y sindicatos convocantes".

Luis Muñoz, secretario general de CCOO en el Ayuntamiento de Alcorcón, y por tanto miembro de una de las organizaciones organizadoras de la marcha, ha lamentado estos hechos, desvinculando a su sindicato de los mismos.

El comité de huelga, en voz de Jesús Santos, uno de sus miembros, no se ha manifestado al respecto alegando que "no se encontraban en el lugar de los hechos cuando ocurrieron".

Los disturbios, que comenzaron sobre las 21.00 horas según han explicado testigos presenciales, destrozaron los escaparates de algunos comercios de las calles aledañas a la Plaza de España, entre ellos un cajero de Bankia y una óptica.

Frente a la sucursal de la entidad bancaria, ubicada en la confluencia entre la Calle Mayor y la Plaza de España, se percibía un hueco en el suelo en el que deberían estar los adoquines arrancados y arrojados contra los cristales.

BATALLA CAMPAL

Jesús del Valle, vecino de Alcorcón, ha relatado que anoche los bomberos estuvieron "desbordados" ante la gran cantidad de incendios que se decretaron en las calles del municipio, donde el problema "podría haber sido incluso mayor".

Además de los expositores destrozados, montones de basura, algunos de ellos calcinados, siguen presentes alrededor de los puntos de recogida de prácticamente todas las calles de Alcorcón pese a los servicios mínimos de limpieza.

La Jefatura de la Policía Nacional de Madrid ha informado hoy a Efe de que durante los disturbios, además de la detención de 15 personas, también resultaron heridos 21 policías, todos ellos de carácter leve.

15 DETENIDOS

Los 15 detenidos han estado prestado hoy declaración en dependencias de la Policía Nacional de Alcorcón y pasarán mañana a disposición judicial, a excepción de los tres menores, que han sido puestos en libertad.

Entre los arrestados -a quienes se les imputan supuestos delitos de lesiones, desorden público y atentado a agentes de la autoridad- hay además doce adultos, de los que nueve son varones y tres mujeres de entre 22 y 36 años.

Alrededor de un centenar de vecinos de Alcorcón se han concentrado esta tarde nuevamente en los alrededores del Ayuntamiento de la localidad sin que se haya producido incidentes y acudirán mañana frente a las dependencias de la Policía Nacional de Alcorcón para recibir en su salida a los detenidos.

SARASOLA DICE QUE UNA MINORÍA NO ACEPTA LA POLÍTICA MAYORITARIA

Por su parte, el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Borja Sarasola, ha atribuido los incidentes de ayer en Alcorcón a que hay una minoría que "no quiere aceptar" que la mayoría de ciudadanos apostaron por las políticas del alcalde, David Pérez (PP).

Borja Sarasola, que ha visitado el humedal protegido de Los Camorchos en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, se ha pronunciado así sobre los disturbios que se produjeron ayer en Alcorcón al finalizar la manifestación contra la posible privatización del servicio de recogida de vidrio, una decisión por la que se ha convocado una huelga que hoy cumple su decimotercera jornada.

"Hay una minoría que quiere subvertir a la minoría, que no quiere aceptar que la mayoría de los ciudadanos de Alcorcón han apostado por estas políticas y yo creo que cuando uno intenta subvertir a la mayoría democrática lo que hace es utilizar la violencia como estamos viendo en Alcorcón, que es absolutamente condenable, ha manifestado.

El consejero ha asegurado que cuando David Pérez llegó al Ayuntamiento con el apoyo de la gran mayoría de los votantes tuvo que hacer frente a un municipio que estaba en el "caos financiero" y "en quiebra, con más de 600 millones de deuda".