Torres de la Alameda se opone al vertedero para asegurar el proyecto Live Resort!

Acceso a Torres de la Alameda
Acceso a Torres de la Alameda

Torres de la Alameda, la localidad elegida por el grupo Cordish para la instalación de Live Resort! Madrid, llevará a los tribunales el proyecto de construcción de un vertedero a un kilómetro del término municipal.

El Ayuntamiento, gobernado por el PSOE, ha dado luz verde en el último pleno del año a la presentación de un recurso contencioso-administrativo para la paralización de la planta de residuos proyectada por la Mancomunidad del Este.

Tras reconocer que la inversión de Live Resort! Madrid, el complejo de ocio más grande de Europa, sería una "lotería" para Torres de la Alameda, el alcalde, Carlos Sáez (PSOE), ha fundamentado la iniciativa judicial en el temor a una retirada del proyecto estadounidense, que promete la creación de más de 50.000 puestos de trabajo.

El recurso de la localidad 'agraciada' se suma al presentado por el Ayuntamiento de Loeches, gobernado por el PP, y donde la entidad que gestiona los residuos de una treintena de municipios del Corredor del Henares ha proyectado la construcción de las nuevas instalaciones.

La planta de residuos, que pretende ser un recambio al vertedero al aire libre de Alcalá de Henares -donde actualmente depositan la basura los municipios de la comarca y que llegará al final de su vida útil en 2018-, fue aprobada el pasado verano por la Mancomunidad del Este.

La decisión fue el resultado de la votación a favor de 18 municipios, entre ellos, Alcalá de Henares, 8 en contra y el resto abstenciones.

El presidente de la Mancomunidad del Este y alcalde de Alcalá de Henare, Javier Rodríguez (PSOE), ha defendido el proyecto como la superación de una situación -la existencia del vertedero complutense- contraria a la normativa medioambiental europea que será de obligado cumplimiento en los próximos años.

Según el regidor alcalaíno, la planta de residuos proyectada, lejos de ahuyentar inversión de Live Resort! Madrid hará más viable la instalación del megacomplejo, al que se le calcula una generación de residuos equivalente al de una ciudad.

En las 134 hectáreas adquiridas en el término municipal de Torres de la Alameda por el grupo estadounidense, el proyecto pasa por la construcción de hoteles, restaurantes, oficinas, cines, un teatro, un centro de convenciones y una zona de juego.