Tecvasa se alió con Canal en Inassa por ser un "elefante"

El director de la empresa Técnicas Valencianas de Aguas (Tecvasa) entre 1999 y 2002, Salvador Cardona, ha afirmado este viernes que se alió con el Canal de Isabel II para comprar el 25 por ciento de la empresa colombiana Inassa porque se fiaba de la empresa pública madrileña porque "si va bien es cojón de mico y si va mal es dinero público".

Tecvasa fue cofundadora de Canal Extensia, la filial del Canal para los negocios en Iberoamérica. De hecho, Canal Extensia fue creada con un 75 por ciento del Canal y un 25 por ciento de Tecvasa, unas participaciones que luego serán vendidas al Canal.

El juez del caso de corrupción Lezo investiga los movimientos de este empresa privada valenciana en América. Los dos más importantes fueron la compra de la colombiana Inassa en 2001, que está siendo investigada junto a la compra de la brasileña Emissao en 2013 por supuestamente haberse realizado "con desvío de dinero público", según el sumario.

En la comisión de investigación sobre corrupción política de la Asamblea de Madrid, Cardona ha indicado que pidió un crédito de 800 millones de pesetas para poder participar en esta compra. "Para no ser invitados de piedra, llevamos elaborando varios meses haciendo valoración", ha indicado, señalando que encargaron un informe propio a unos consultores y analistas financieros internacionales.

Canal Extensia compró el 75 por ciento de Inassa a finales de 2001 por 73 millones de dólares (83,6 millones de euros), 10 veces más que lo que habían pagado dos años antes los socios colombianos por el 49 por ciento.

El compareciente ha puesto en valor que consiguieron la gestión del agua de la zona colombiana de Barranquillas durante 33 años, además de conseguir otras gestiones. Además, el exdirector de Tecvasa ha aludido a los tres informes puestos encima de la mesa para comprar Inassa: el suyo, el del Canal y el banca de inversión Rothschild pedido por los socios colombianos. Y señala que entonces unirse a una empresa como el Canal de Isabel II les daba cahé y prestigio. "Queríamos ir encima del elefante", ha dicho. "Fíjate que me arriesgue, que pedí un préstamo para poder suscribir un 25 por ciento. Aquí el que arriesgué su riñones propios y privados fue Tecvasa", ha proseguido.

Pero la aventura americana también tenía sus problemas. Cardona ha contado que su empresa perdió 30 millones de euros en los negocios del agua en la zona venezolano de Maracaibo. "A mitad del contrato, el Gobierno venezolano dejó de pagar en un momento dado y en las reuniones ponían una pistola encima de la mesa porque decían que no iban a pagar para hacer escuelas bolivarianas. Tuvimos que salir por patas. Nos pegaron un errejonazo", ha dicho al diputado de Podemos Hugo Martínez Abarca.

No obstante, el socio de Canal Extensia ha indicado que a pesar del "navajazo" de Venezuela, cree que la compra de Inassa fue positiva. Tras conocer recientemente el plan del Gobierno regional de vender las filiales americanas en la empresa pública madrileña de aguas, ha revelado que ya le ha llamado una compañía española y otra internacional interesándose por la compra de Inassa. "Se pagaron entonces 73 millones y si yo fuera el Canal, por menos de 150 o 160 millones no lo vendía", ha apuntado.

Por eso considera que el exgerente del Canal Idelfonso de Miguel, por lo que ha leído en prensa, dijo "barbaridades" en la declaración que hizo al juez del caso de corrupción Lezo. "Es un insulto a la inteligencia que un señor diga sin presentar ningún documento que se vende el 51 por ciento (de Inassa) por 7 millones y se compra a 73 y luego que valía 10", ha indicado.

"ERA UN PROYECTO ILUSIONANTE"

Salvador Cardona ha señalado que toda la compra empezó el día de los atentados del 11S cuando les presentó la posibilidad de ser socios el subdirector de Nuevos Negocios del Canal de Isabel II entre 2000 y 2004, Juan Pablo López Heras. "El Canal era una de las empresas más importantes de España. Era un proyecto ilusionante", ha dicho.

Eso sí, el compareciente ha asegurado que "dio su palabra" de que no tenía conocimiento de posibles corruptelas en esta compraventa. "Con conocimiento de Tervasa no se iba a pagar una sobreprecio... Lo que más nos preocupaba honradamente era de la mosca que tenemos que soltar porque entendemos que Canal tenemos más informes que nosotros. Nos fiamos de lo que nos dijo el Canal", ha añadido.

El exdirector de Tecvasa ha aclarado también que "no debe nada" al expresidente valenciano y amigo de Ignacio González, Eduardo Zaplana, ni viceversa; y que tampoco conoce ni al exministro Alberto Ruiz-Gallardón, ni al exgerente del Canal Arturo Canalda y a los consejeros de la Comunidad de Madrid en aquel momento. "Si los veo por la calle no los conozco", ha concluido.

LA OPOSICIÓN INSISTE EN LA COMPARECENCIA DE RUIZ-GALLARDÓN

Los grupos de la oposición en la Asamblea de Madrid (PSOE-M, Podemos y Ciudadanos) han insistido hoy en que el expresidente madrileño Alberto Ruiz-Gallardón comparezca en la comisión de investigación de corrupción para dar explicaciones sobre la expansión del Canal de Isabel II en América Latina.

Los portavoces de los grupos parlamentarios de la oposición en la comisión de investigación de corrupción han reclamado hoy la comparecencia de Gallardón, que ya han registrado todos ellos de manera formal. "Sería muy interesante que viniera el señor Gallardón y nos trate de explicar por qué se tomaron esas decisiones estratégicas", ha dicho el diputado del PSOE-M Juan Lobato.

La diputada de Podemos María Espinosa ha comentado que tanto Gallardón como el expresidente madrileño Ignacio González (investigado en el caso Lezo) tienen que aclarar "por qué tomaron esas decisiones" sobre la expansión del Canal en América Latina."Tendrán que venir a explicar por qué tomaron la decisión política de que una empresa pública terminase pagando en paraísos fiscales y creando entramados empresariales", ha apuntado.

Por su parte, el diputado de Ciudadanos César Zafra ha sostenido que la compra de Inassa es "el principio de la trama latinoamericana" del Canal y se ha preguntado si el Gobierno regional buscaba con esta expansión "sólo beneficios o había algo más". Además, ha señalado que Gallardón es el "máximo responsable" y quien "tiene que explicar qué decisión política" tomó para "adentrarse en Latinoamérica".

El diputado del PP Juan Antonio Gómez-Angulo ha defendido que en la compra de Inassa no hubo "ningún ilícito de ningún tipo" y, en su opinión, no tiene "ninguna comparación con algunas irregularidades que sí se han detectado en el tema de Emissao".

El caso Lezo investiga también la compra supuestamente fraudulenta de esta compañía brasileña, adquirida por 22 millones de euros y que un mes más tarde tenía un valor de 10 millones, una cantidad que se redujo a los 5 millones al transcurrir un año.

La Mesa y Portavoces de la comisión de corrupción se reunirá el próximo lunes para fijar los comparecientes de las siguientes sesiones, que tendrán lugar los días 1 y 15 de diciembre y continuarán abordando la compra de Inassa.