Técnicos municipales trabajan ya en el análisis del arbolado de El Retiro

Técnicos municipales así como de la empresa contratada por El Retiro han procedido este domingo a realizar el análisis del arbolado del parque, cerrado hoy tras la muerte ayer de un niño de cuatro años al caerle un árbol encima. El niño era vecino de Colmenar Viejo, y su familia había ido a pasar el día y hacer unas compras a la capital junto a su otro bebé recién nacido y una abuela.

Tal y como expuso ayer la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, esta misma semana se había revisado todo el arbolado del Retiro y se habían talado 21 ejemplares que presentaban riesgo de caída. Desde comienzos de marzo se ha procedido a clausurar el parque en varias ocasiones por las fuertes rachas de viento o para realizar revisiones.

Además, la delegada de Medio Ambiente señaló que seguirían trabajando "para mejorar la situación del parque y si procede, en un momento, hacer paradas para revisiones en profundidad".

MAS PARQUES CERRADOS

A raíz de este suceso, el Ayuntamiento procedió al cierre de la Quinta de los Molinos, la Fuente del Berro, los Jardines de Sabatini, la Quinta de Torre Arias y El Capricho.

Estos parques y El Retiro permanecerán cerrados hasta mañana lunes, este incluido, cuando el Consistorio informará sobre su situación para los próximos días.

CAIDA DE RAMAS Y ARBOLES

Por otra oarte, los bomberos de Madrid han retirado desde las 9.00 horas de ayer casi 140 ramas y árboles de las calles de la capital tras las llamadas de alerta de los vecinos, según han dicho a Efe desde Emergencias Madrid.

Concretamente, desde la mañana de ayer hasta las 9.00 horas de hoy se realizaron 137 servicios relacionados con el arbolado.

Los bomberos, además de quitar de la vía pública ramas y árboles ya caídos, han intervenido también en la tala de ejemplares en mal estado que estaban a punto de caer o que tenían las raíces levantadas, han precisado estas fuentes.

Los bomberos todavía tienen 5 intervenciones por el mal estado del arbolado pendientes de resolver.