El TSJM confirma la condena a nueve miembros de banda de narcopisos de Vallecas

La Guardia Civil despliega un operativo en Girona contra un clan de narcotraficantes
La Guardia Civil despliega un operativo en Girona contra un clan de narcotraficantes

La Sala de lo Civil y de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha confirmado la sentencia en la que se condena a nueve de los diez miembros de un grupo que controlaba nueve narcopisos en el madrileño distrito de Vallecas, con penas que oscilan entre 4 y casi 7 años de cárcel.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha informado este lunes que confirma el fallo, formulado por la Audiencia Provincial de Madrid el pasado 19 de abril, donde se condena a los miembros de la organización, de origen español y africano, que controlaban una red de narcopisos donde se traficaba principalmente con cocaína y heroína.

En la sentencia, la Sala considera probado que todos los acusados, excepto uno, ocuparon ilegalmente durante 2017 los nueve narcopisos, donde traficaban principalmente con cocaína y heroína, entre otras sustancias.

Cuatro de los africanos condenados serán expulsados de España al cumplir dos terceras partes de su pena, con la prohibición de entrar en territorio español en 8 años.

También que durante las entradas y registros a estos nueve "puntos negros" los agentes intervinieron más de 18 gramos de cocaína valorados para su venta en 6.655 euros y 19 gramos de heroína con un valor de mercado estimado en unos 6.587 euros, así como varias tarjetas de crédito y más de 30 teléfonos móviles.

El Tribunal estima probado también que el nigeriano Michael A., que era el líder del grupo, adquiría la cocaína en Brasil y la enviaba a España a través de mujeres que transportaban la sustancia de forma ilícita, para su posterior distribución en los diferentes narcopisos por parte de los demás acusados.

Por ello, le condena a 6 años y 9 meses de prisión y a una multa de 35.000 euros por un delito contra la salud pública, con la agravante de reincidencia, y otro de pertenencia a grupo criminal.

Por los mismos delitos condena al español Francisco Jesús P. a una pena de prisión de 5 años 10 meses y 15.000 euros de multa.

A otra de las acusadas, Laura A., que durante el juicio se ofreció a ingresar a una clínica de desintoxicación, le condena a tres años y seis meses, así como a una multa de 15.000 euros, como autora de un delito contra la salud pública, y ha sido la única a la que se le ha aplicado la atenuante de toxicomanía.

En la vista todos los acusados afirmaron ser "drogadictos" y según sus declaraciones "solo acudían a los narcopisos para consumir" pero, tal como figura en la sentencia, excepto Laura A., ninguno quiso recibir reconocimiento médico.

La Sala condena a los otros seis acusados -dos guineanos, dos nigerianos, un camerunés y una española-, a 4 años y 10 meses de prisión a cada uno, y ha absuelto a Sunday C, de origen nigeriano.

Según el fallo tribunal cuatro de los africanos condenados serán expulsados de España al cumplir dos terceras partes de su pena, y en todo caso al acceder al tercer grado, con la prohibición de entrar en territorio español en 8 años.

Esta resolución aún no es firme y contra ella cabe la interposición de un recurso de casación ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo.