El Supremo anula la absolución del exjefe de Policía de Coslada

Ginés Jiménez  asegura estar tranquilo porque el pronunciamiento del Supremo no afecta al fondo de la sentencia

El Tribunal Supremo ha anulado la absolución del exjefe de la Policía Local de Coslada Ginés Jiménez, de su mujer y de su hijo y ha ordenado a la Audiencia Provincial de Madrid que dicte una nueva sentencia en la que tenga en cuenta pruebas que fueron desechadas durante el proceso.

La Sala de lo Penal del Supremo mantiene la absolución de otros siete acusados en la causa motivada por la denominada operación Bloque, desarrollada en 2008 contra una presunta trama de corrupción policial en esa localidad madrileña.

En el caso de Ginés Jiménez, su familia y su hijo, el alto tribunal estima el recurso del Ayuntamiento de Coslada y urge a la Audiencia madrileña a dictar una nueva sentencia en la que valore las intervenciones telefónicas y el resultado de los registros practicados en el domicilio y espacios de control del exjefe de Policía.

Intervenciones telefónicas y registros

Las pruebas fueron anuladas por la Audiencia Provincial de Madrid por falta de motivación de los autos que avalaron tanto las intervenciones telefónicas como las entradas y registros. Y la anulación fue determinante para que el tribunal absolviese al principal acusado y a sus familiares.

El Supremo, en una sentencia de la que ha sido ponente Julián Sánchez Melgar, admite que los autos en los que el juzgado de Instrucción número 21 de Madrid autorizó las escuchas no tuvieron "una motivación muy extensa e intensa" y reconoce que, con la doctrina actual tras el cambio legal de 2015, no habrían podido ser aceptados. Pero entonces, dado que los autos datan de 2008, la doctrina vigente establecía que bastaba con que el juez se remitiera al oficio policial, y eso es lo que hizo el juzgado.

El Supremo entiende que los indicios que existían en ese informe policial eran suficientes para intervenir los teléfonos, como la denuncia de dos prostitutas de que eran extorsionadas y que abusaba sexualmente de ellas un policía municipal, "un tal Carlos".

. "No puede haber mayor indicio que una prueba, y una prueba es la declaración de ambas denunciantes ante la policía judicial poniendo de manifiesto tan horrendos hechos", argumenta el magistrado ponente. Y, dado que una vez que se iniciaron las escuchas pudieron verse confirmados los indicios iniciales, los posteriores autos por los que se prorrogaron estuvieron "plenamente justificados".

En esas conversaciones, recuerda el Supremo, se ponen de manifiesto las sospechas fundadas de la existencia de una red de extorsión a prostitutas (y eventualmente a hosteleros y comerciantes), en las que aparecían referencias a Ginés Jiménez como "el jefe".

En la nueva sentencia que dicte, la Audiencia Provincial deberá tener en cuenta el contenido de esas conversaciones pero también lo que se halló en los registros efectuados en el despacho, taquilla, armero y en el domicilio de Jiménez, solicitados por la Policía ante la gravedad de los inicios existentes contra él. En ese registro se encontraron más de 23.000 euros en efectivo y gran cantidad de armas, alguna de ellas sin número de serie visible.

La Fiscalía, a pesar de que inicialmente anunció su intención de recurrir la sentencia, terminó por desistir, si bien apoyó el recurso del Ayuntamiento.

Ginés Jiménez |REDACCIÓN

Tranquilo porque cree que no afectará al fondo de la sentencia

Ginés Jiménez se encuentra "muy tranquilo" y cree que la decisión del Supremo no afectará al fondo de la sentencia absolutoria.

El ex policía ha destacado que la absolución que acordó en mayo de 2018 la Audiencia Provincial de Madrid sobre su acusación en el 'caso Coslada' no se basaba en los autos en los que se anularon los registros y las conversaciones telefónicas, sino en que la Sala no deduce "ningún hecho delictivo" de las intervenciones telefónicas. Al respecto, Jiménez ha señalado a Europa Press que le preocupa "la demora" de más meses de la firmeza de la sentencia pero "no el fondo de la misma", puesto que su absolución "no dependía de los autos anulados" y que ahora se piden que se valoren en un nuevo fallo.