¿Sufre algún conflicto con sus vecinos?

policia_470_municipal
policia_470_municipal |archivo

Siete de cada diez madrileños (un 72 por ciento) han mantenido una disputa con sus vecinos en alguna ocasión y entre los principales motivos que los originan son el exceso de ruido, impago de cuotas comunitarias, derramas o molestias por obras y reformas, según un estudio realizado sobre las causas y consecuencias de las conflictos vecinales.

Según este informe, la Comunidad se sitúa por encima de la media nacional en cuanto a conflictos vecinales (situada en un 64 por ciento) y se expone que muchas de estas disputas siguen sin resolverse. También se remarca que en Madrid cuatro de cada diez vecinos consultados señalan que han tenido algún incidente en los

últimos seis meses.

"El exceso de ruido es un problema específico de nuestra cultura dado que hicimos el mismo estudio en Reino Unido y causa la mitad de conflictos que en España", afirma el responsable de Comunicación del Grupo CPP, Eduardo Gil, quien añade que "la crisis afecta a la relación entre vecinos" con más enfrentamientos por impagos de gastos de comunidad o derramas. Otras fuentes de conflicto son la tenencia de animales y falta de limpieza.

Por edades, los madrileños entre 46 y 55 años son los que sostienen haber tenido más problemas (81 por ciento), mientras que los mayores de 66 años (50 por ciento) son los que menos se quejan. En cuanto al momento en el que han tenido el problema, dos de cada cinco ciudadanos de Madrid admite haberlo afrontado en los últimos seis meses, el 23 por ciento hace un año, el 12 por ciento hace dos y el 22 por ciento hace tres.

Según el tipo de vivienda, los que residen en bajos y pisos son los que más disputas tienen (87 por ciento y 74 por ciento, respectivamente), por encima de quienes viven en un adosado (68 por ciento) o un chalet independiente (53 por ciento), detalla el estudio.

RUIDOS, IMPAGOS DE COMUNIDAD Y MUSICA ALTA

Por otro lado, tres de cada diez encuestados (32 por ciento) afirma que el ruido es la causa del conflicto con sus vecinos, por encima de la media nacional (28 por ciento). Son los hombres (35 por ciento) quienes centran este tipo de problemas en la región y, principalmente, la gente que reside en un bajo o chalet adosado (37 por ciento), se quejan más que los que viven en uno independiente (29 por ciento).

Las personas entre 18 y 55 años (42 por ciento) son los que más protagonizan disputas por ruido en Madrid y, en concreto, el 27 por ciento se rebela contra la música alta por encima de la media nacional (20 por ciento).

También un tercio de los madrileños reconoce sufrir los efectos de los impagos de la comunidad por parte de algún vecino frente al 28 por ciento de la media estatal, siendo los que viven en un piso los que más lo acusan (35 por ciento) en contraste con los que residen en una vivienda adosada (10 por ciento). Los hombres aseguran haber tenido más problemas que las mujeres por impago (38 por ciento de varones frente 27 por ciento de féminas).

Como tercera causa de conflicto, los madrileños esgrimen la música alta (27 por ciento frente al 20 por ciento nacional), molestando curiosamente más a los jóvenes de entre 18-25 años (35 por ciento) y a los hombres (35 por ciento) que a mujeres (21 por ciento) y a mayores de 46 (22 por ciento).

El 23 por ciento de los madrileños se queja de molestias por obras y reformas, siete puntos por encima de la media nacional, mientras que el 15 por ciento afirma haber tenido problemas con los animales del vecino, en sintonía con la media nacional.

En este punto, hombres y mujeres protestan en igual medida, aunque son los más jóvenes, entre 18 y 25 años (23 por ciento), los que entablan más conflictos por esta causa y también los que residen en pisos. Suciedad (15 por ciento) o riego (6 por ciento) son otros motivos comunes de queja.

CONSECUENCIAS DE LOS CONFLICTOS

Las consecuencias de conflicto para los madrileños son sufrir daños en sus propiedades (12 por ciento), experimentar menoscabos en su salud (referido por el 8 por ciento) y tener que afrontar costes legales (5 por ciento).

Por otro lado, el estudio remarca que al 24 por ciento de los que han logrado resolver sus conflictos le costó dinero. El coste económico para quienes lo han solucionado varía según el tipo de vivienda y la raíz del problema, dado que para el 57 por ciento supuso unos 100 euros, para el 21 por cuento entre 200 y 500 euros y también para el 21 por ciento más de 500 euros.