Sólo el 0,3% de las inspecciones de gasolineras en Madrid fueron desfavorables

Sólo el 0,3% de las inspecciones de gasolineras en Madrid fueron desfavorables

Sólo 53 de las 17.879 verificaciones que realizó el pasado año la Comunidad de Madrid en los surtidores de las gasolineras de la región fueron desfavorables, el 0,3% del total, una cifra que supone menos de la mitad de las que se habían registrado en 2013, cuando se encontraron 112 desfavorables.

La consejera de Economía, Empleo y Hacienda, Engracia Hidalgo, ha asistido hoy en una gasolinera a unos de los controles que realiza cada año la Comunidad a través de la Dirección General de Industria, Energía y Minas, con objeto de garantizar a los madrileños que repostar combustible en las estaciones de servicio de la región es fiable y seguro.

Hidalgo ha destacado que "todos los surtidores utilizados en las gasolineras de la Comunidad de Madrid son sometidos anualmente a una comprobación, llamada verificación periódica, que es realizada por los organismos autorizados de verificación metrológica", revisiones que también se llevan a cabo cuando se modifica o repara un surtidor.

En estas verificaciones se comprueba que el surtidor esté homologado, si ha superado los controles necesarios antes de ser puesto en servicio y si tiene los precintos reglamentarios que permiten garantizar que no puede ser manipulado.

Después, se somete al surtidor a una serie de ensayos para comprobar su correcto funcionamiento y que incluyen la contrastación de las medidas realizadas por todas sus mangueras con una serie de probetas perfectamente calibradas, con el fin de comprobar si sus errores de medida están dentro de los límites legales.

Al margen de estas verificaciones rutinarias, la Comunidad de Madrid también realiza todos los años una campaña de comprobación de la exactitud de las medidas realizadas por los aparatos surtidores mediante un vehículo camuflado, que tiene instalado un depósito calibrado que no resulta visible desde el exterior del mismo, y que no es conducido por un inspector.

Gracias a esta prueba se pueden detectar posibles anomalías o fraudes que pudieran realizarse por cualquier medio electrónico y que pudiese ser desconectado al detectar la presencia de inspectores. Como resultado de esta campaña con vehículo camuflado se comprobó que el error medio detectado es de aproximadamente el 0,17% en contra de los usuarios, cuando los márgenes admitidos legalmente llegan hasta un 0,5%.

Inspectores de la Dirección General de Industria, Energía y Minas también realizan una intensa labor de inspección con especial atención a aquellas instalaciones que parten de algún tipo de denuncia previa por parte de los consumidores, por un alto índice de rechazo en verificaciones anteriores, por resultados desfavorables en las campañas con vehículo camuflado o que han sido menos visitadas en los últimos años por los inspectores.

Realizan comprobaciones parecidas a las de las verificaciones, poniendo especial hincapié en la comprobación de precintos y en la exactitud de las medidas, que también son contrastadas con vasijas patrón debidamente calibradas. Y en todo el año pasado, se realizaron 975 inspecciones de este tipo, en las que tan sólo dos mangueras superaron el error máximo admitido.

Además, y desde 2015, cada vez que se realiza la apertura de una estación de servicio nueva o se cambia algún surtidor de las ya existentes, se realiza también inspección en todas las mangueras de los surtidores nuevos; de las 299 comprobaciones realizadas en 2015, en ninguna ocasión se superó el error máximo admitido.

Hidalgo ha recordado a los consumidores que todas las gasolineras de la región tienen a su disposición probetas para realizar pruebas de medición si tienen dudas de que ha existido algún problema en el repostaje.