Silencio por la quinta víctima de violencia doméstica en la región, asesinada en Móstoles

La Asamblea de Madrid y los vecinos de Móstoles han guardado hoy silencio por la muerte de una mujer, apuñalada por su ex marido. El crimen ha conmocionado la populosa urbanización Parque Coimbra de Móstoles. Hoy todo el mundo comenta lo sucedido, las circunstancias en las que el agresor apuñaló friamente a su ex-pareja y luego avisó a los servicios de emergencia.

Hoy se le practica la autopsia a la que es la quinta víctima de violencia doméstica de la región en este año. La pareja, aunque ya divorciada, seguía conviviendo por problemas económicos. Así lo dicen las compañeras de trabajo de Miren, de la escuela infantil Colores. A ellas les contó apenas tres horas antes de morir la pelea que tuvieron el domingo, por la que él fue atendido en el hospital, y ella le denunció en el juzgado al día siguiente.

Víctor, madrileño de 42 años, últimamente conducía un taxi, mientras que Miren, nacida en Baracaldo y que el próximo domingo hubiera cumplido 42 años, trabajaba en una guardería. La pareja tenía poca relación con el resto de los vecinos y los dos tenían "mucho carácter". Llevaban veinte días divorciados tras la demanda que ella puso en Navidad, pero no había medios económicos para vivir separados.

Al parecer, Víctor Manuel P.M. la ex pareja de la víctima, Miren M.B.C.de 41, interpuso una demanda contra ésta el pasado domingo, tras la discusión que ambos mantuvieron y en la que él trató de asfixiarla, según ha afirmado hoy la tía de la fallecida, Marcela Fondón.

Por su parte, Miren acudió a los juzgados el lunes para denunciar los hechos, a pesar de que él la había amenazado con matarla si formalizaba la denuncia, ha detallado hoy la directora de la Escuela Infantil "Colores" donde trabajaba, Mari Carmen Gardé.

La jefa de la víctima asegura que la escuela estaba al tanto de la situación que atravesaba Miren y que en ningún caso ella era la "maltratadora" tal y como afirmó un vecino de la pareja, puesto que ella tenía una complexión pequeña y "lo único que podría haber hecho es defenderse y nada más".

La familia y los conocidos de la víctima aseguran que la semana pasada a la pareja les fue concedida la demanda de divorcio, a pesar de lo cual vivían en el mismo domicilio, porque "no tenían más remedio".

Según la tía de Miren, Marcela Fondón, ella trató de que "todo fuera legal" en el proceso de divorcio, en especial, por el hijo de ambos, de 13 años.

Una veintena de familiares, amigos y conocidos de la víctima ha acudido hoy a la concentración que se ha celebrado en la plaza del Ayuntamiento de Móstoles, donde el alcalde en funciones, Esteban Parro, ha leído en nombre de la corporación municipal un manifiesto de condena por el asesinato.

Visiblemente emocionadas, las personas del entorno de la víctima han portado varias pancartas en las que podía leerse: "Miren. Todas las personas que te quieren no te olvidan".

En la declaración de condena, el regidor mostoleño ha mostrado el "enérgico rechazo" de la corporación hacia este supuesto caso de violencia de género, que ha calificado de "nueva forma de terrorismo".

Asimismo, ha incidido en la importancia de denunciar a los maltratadores, ha destacado el trabajo realizado ayer por la Policía municipal y los sanitarios del hospital de Móstoles, que trataron en vano de salvar a la víctima y, por último, ha puesto el acento sobre los miles de niños que también sufren violencia doméstica en España.

Tras la lectura de la declaración institucional de condena, se han guardado cinco minutos de silencio en recuerdo de Miren, que han terminado con un "Descanse en paz" pronunciado por el alcalde y con un sentido aplauso por parte de las decenas de personas congregadas en la plaza del ayuntamiento.