De la Serna cobró 3.000 euros al mes como asesor de Arpegio

El exdiputado del PP Pedro Gómez de la Serna ha reconocido hoy que cobró 12.000 euros por un informe de 30 páginas cuando trabajó como asesor para la Fundación Arpegio, investigada en la trama Púnica, un encargo que cree que fue "barato" y cuyo importe se sumó a los más de 3.000 euros que percibía al mes.

En su comparecencia en la comisión de investigación de corrupción que tiene lugar en la Asamblea de Madrid, ha explicado que su primer trabajo con la Fundación Arpegio fue en 2007, cuando elaboró un informe sobre la modificación de estatutos de la misma, para que ésta pasara de ser privada a pública.

Desde ese momento, percibió por sus trabajos en la Fundación 3.030 euros al mes durante cuatro años, aunque ha reconocido que en 2008 tuvo un ingreso extra de 12.000 euros por un informe de 30 páginas sobre el impacto de la Ley de contratos del sector público."Está en precio, es barato. Estuve dos meses haciendo este informe, dos meses", ha recalcado.

A partir de enero de 2011, ha indicado que bajó el volumen de trabajo de la Fundación y también su sueldo.

De la Serna ha subrayado que comparece como asesor jurídico de Fundación Arpegio y no como político, aunque se ha referido al caso del supuesto cobro de comisiones por intermediar en negocios en el extranjero, por el que se acogió el pasado miércoles a su derecho a no declarar en sede judicial. "Surge de una extorsión, está montado con documentos y testimonios falsificados", ha dicho.

Lo ha hecho después de que uno de los portavoces de Podemos en la comisión, Ramón Espinar, le haya recriminado que después de su paso por la Fundación Arpegio terminó trabajando como diputado del PP por Segovia y, a continuación, "expulsado" de este partido "por casos de corrupción".

De la Serna ha asegurado que "saldrá limpio" de este proceso porque es "absolutamente inocente". "No voy a tolerar que usted ni nadie falte a mi honor, a mi nombre ni a mi dignidad", ha sostenido.

Sobre el objeto de la comparecencia, De la Serna ha afirmado que no tiene constancia de que hubiera pagos "sin control" en la Fundación Arpegio, investigada en la trama Púnica y que desapareció con la remodelación de los organismos públicos que la presidenta regional, Cristina Cifuentes, ordenó al llegar al Gobierno.

El exdiputado del PP ha negado que su asesoramiento fuera verbal y ha explicado que fue muy "variopinto". En este punto, ha puesto como ejemplo convenios suscritos con la agencia antidroga de la Comunidad de Madrid, con la fundación genoma y con una encargada de preservar las tradiciones del pueblo gitano.

Por otro lado, ha asegurado que nunca vio al exconsejero Francioso Granados, que entonces era el presidente de la Fundación Arpegio, ya que sostiene que quien lo contrató la directora gerente de la misma, Carmen Plata, sin que interviniera "nadie más".

ELISA DE LA NUEZ Y PABLO ESQUIVIAS

Previamente, ha comparecido la exasesora de la Fundación Arpegio Elisa de la Nuez, que ha denunciado la falta de control en la selección de los proyectos, ya que asegura que eran "de su padre y de su madre". Además, considera que quien los decidía era el entonces consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados.

Por su parte, el exsecretario del patronato de la Fundación Arpegio Francisco Esquivias, que ha comparecido al final, ha reconocido que en 2007 no hubo ninguna reunión del patronato, aunque la ley obligaba a celebrar dos al año.

En la actualidad, Esquivias es secretario general de Nuevo Arpegio, empresa pública dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio que gestiona suelo de la Comunidad de Madrid.

Nació en 2010 fruto de la fusión de las sociedades mercantiles Arpegio, Áreas de Promoción Empresarial S.A. (investigada dentro de la trama Púnica y de la que derivó la Fundación Arpegio) y Tres Cantos S.A.

La portavoz del PSOE-M en la comisión, Encarnación Moya, ha declarado a los medios que la Fundación Arpegio se creó para financiar "irregularmente" al PP.

Al respecto, el portavoz del PP en la comisión, Alfonso Serrano, ha dicho que por las comparecencias de este viernes no se puede decir que haya "nada de eso en absoluto", y ha instado a acudir al juzgado a que aquellas personas que sospechen de "cualquier cuestión que suponga un delito".

El portavoz de Podemos en la comisión, Miguel Ongil, ha deducido tras las comparecencias que la Fundación Arpegio era un "chiringuito" en el que no había "ningún control" y cuyos pagos los ordenaban el exconsejero Francisco Granados y la expresidenta regional Esperanza Aguirre.

Por su parte, desde Ciudadanos César Zafra ha criticado que la Fundación gastara "10 millones de euros del erario público" en convenios y contratos suscritos, entre otros, con la empresa Waiter Music.