El Samur Social aloja a cuatro personas evacuadas por el derrumbe de Chamberí

El servicio del Ayuntamiento de Madrid de atención municipal a las emergencias sociales, el Samur Social, proporciona alojamiento a cuatro personas evacuadas de los edificios lindantes con el del número 19 del paseo del General Martínez Campos, en Chamberí, derrumbado el 22 de mayo pasado.

El Samur Social ha informado de que a día de hoy ofrece soluciones a cuatro personas desalojadas de un edificio de la calle de Viriato -detrás de Martínez Campos-, después que otras dos, extranjeras, hayan decidido retornar a sus países respectivos.

Este servicio del Ayuntamiento valorará con las personas afectadas cuánto tiempo durará su realojo, en función de sus circunstancias personales. Equipos técnicos del Ayuntamiento de Madrid iniciaron este lunes la demolición del edificio siniestrado, después que el sábado se produjeran nuevos derrumbes de madrugada y de que hubiera que desalojar a los vecinos de la calle Viriato por seguridad.

INSPECCIÓN DE LAS VIVIENDAS COLINDANTES

En el derrumbe del 22 de mayo, durante unas obras destinadas a reformar el edificio del 19 de Martínez Campos, murieron José María Sánchez, de 56 años, y Agustín Bello, de 42. El Ayuntamiento de Madrid inspeccionará y levantará acta de todas las viviendas que lindan con el edificio en rehabilitación declarado en ruina parcial tras sufrir un derrumbe el 22 de mayo en el número 19 del paseo del General Martínez Campos, en el distrito de Chamberí, por si con la obra de demolición sufren algún daño.

Las inspecciones, que las llevarán a cabo técnicos municipales, se han acordado en una reunión celebrada este lunes para coordinar todas las actuaciones y a la que han asistido técnicos de Control de la Edificación, así como de emergencias, Samur Social y del distrito, según han indicado a Efe fuentes municipales.

Las mismas fuentes han añadido que se han celebrado también varias reuniones con los vecinos afectados para informales de la situación, en las que ha estado el jefe de servicio de Control de la Edificación, que depende del área de Desarrollo Urbano Sostenible.

El Consistorio ha iniciado ya los trabajos de demolición del edificio siniestrado, en el que murieron un obrero y otra persona que había ido a ver al encargado de la obra, mientras que el Samur Social se ha encargado de buscar alojamiento para seis personas desalojadas del edificio de la calle de Viriato tras los últimos derrumbes del sábado.

TRABAJOS DE DEMOLICIÓN

El Ayuntamiento ha dado comienzo a los trabajos de demolición del edificio del número 19 del paseo del General Martínez Campos, que se derrumbó el pasado 22 de mayo matando a dos trabajadores, mientras el Samur Social se ha encargado de buscar alojamiento para seis personas de un inmueble aledaño desalojado por los últimos derrumbes del pasado sábado.

Durante la madrugada del sábado se produjeron nuevas caídas de material que provocaron el desalojo de los vecinos de 21 viviendas de un edificio colindante con el derrumbado, en la calle Viriato. Sólo los vecinos de dos viviendas (en una de ellas una familia de cinco miembros y en la otra un único habitante) habían solicitado la ayuda de Samur Social para alojarse durante el tiempo que sus pisos deban estar vacíos, periodo que el Ayuntamiento calcula que será de un mes, aunque tal vez se acorte en función de cómo avancen los trabajos de demolición.

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, ha dicho que la prioridad del Ayuntamiento es garantizar la seguridad de las personas mientras se realiza una "obra complicada" que tiene "afecciones" sobre los edificios de alrededor. "Trataremos de minimizar al máximo esos efectos, recordando que se trata de un problema sufrido en una obra particular", ha dicho el responsable municipal de urbanismo, que ha explicado que "todo" se ha planificado para que puedan comenzar las obras de demolición en el día de hoy.

Este lunes técnicos de control de verificación, Emergencias, Bomberos y Samur mantuvieron una reunión para determinar el inicio de los trabajos, toda vez que la empresa propietaria del inmueble comunicó el viernes al Ayuntamiento que no encontraba una dirección facultativa para realizar la demolición.

UNA OBRA MAYOR DE LO ESPERADO

Fuentes municipales estiman que la obra va a ser mayor de lo esperado porque hay mucha parte interior afectada; en principio, se mantendrá la fachada de Martínez Campos y el resto está valorando para ampliar la declaración de ruina.

Parte de los trabajos se podrán realizar con grúa, y otra parte habrá que hacerla a mano, además de consolidar las zonas que hay que mantener. Por lo pronto, se trasladará al lugar la maquinaria necesaria y se tomarán las medidas de seguridad iniciales.

La Comisión para la Protección del Patrimonio Histórico, Artístico y Natural (Cpphan) informó favorablemente la propuesta del Departamento Técnico del Servicio de Conservación y Edificación Deficiente del Ayuntamiento para declarar "ruina física inminente parcial" el edificio.