El Retiro cerrará los días de viento por la caída de árboles

El parque del Retiro será cerrado cuando el viento supere determinada velocidad y se revisarán tanto sus usos, para impedir la invasión de zonas ajardinadas, como el tipo de especies que se plantarán a partir de ahora, para evitar las que presentan mayor riesgo de caída y desprendimiento.

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito, ha anunciado, en una sesión extraordinaria de la Comisión del Área, que estas serán algunas de las medidas que se pondrán en marcha en seguimiento de las conclusiones y recomendaciones del primer informe de la comisión de expertos creada el pasado mes de julio cuando cayeron varios árboles y ramas, una de las cuales causó una víctima mortal.

Sanjuanbenito ha adelantado también que se elaborará un Plan de Renovación del Arbolado de Madrid, en el que se extenderá al resto de la ciudad la experiencia y los diagnósticos contenidos en el estudio del Retiro, contando la comisión de expertos como órgano permanente de asesoramiento.

En cuanto al Retiro, ha avanzado que se está elaborando un protocolo ante la predicción de situaciones climatológicas excepcionalmente adversas, como fuertes vientos, que incluya información al ciudadana.

También, que no se plantarán especies que han sido consideradas como de riesgo, en especial olmo de Siberia, falsas acacias y chopos, y se valorará el caso del castaño de Indias por su gran utilización en la jardinería histórica de la época del Retiro.

Igualmente se analizará el actual uso del parque, ya que, según señala el informe de los expertos, la celebración de eventos multitudinarios provoca la invasión por personas del suelo que rodea al árbol, aumentado su compactación de forma no natural y evitando que el oxígeno alcance al sistema radical de forma adecuada.

El responsable de medioambiente en el Gobierno municipal de Ana Botella ha anunciado que se va a iniciar la redacción del Plan Director del arbolado del Parque del Retiro, que espera que pueda estar concluido en diciembre, y que contará con la supervisión del grupo de expertos.

En ese documento es donde se incorporarán las posibles rehabilitaciones, cambios de especies, nuevas técnicas, tipos de poda, riesgos, mejoras de suelo, estudio de plagas y enfermedades propuestas por los expertos.

Asimismo, se seguirá aplicando el protocolo establecido por los expertos a todos los árboles del Retiro, para obtener una clasificación respecto a su estabilidad, dividiéndolos en los cinco niveles de riesgo creados y actuando en consecuencia.

También se llevarán a cabo las recomendaciones orientadas a favorecer un mejor desarrollo de los las raíces de los árboles y, en concreto, se eliminará la vegetación "cubresuelos" de alta necesidad hídrica alrededor de las coníferas, que estarán rodeadas de una zona circular de tierra batida o recubrimiento similar. De la misma forma, se modificará el tipo de riego, implantando uno de menor frecuencia y mayor profundidad que la aspersión.

LOS EXPERTOS NO TIENEN UNA IDEA CLARA DE POR QUÉ CAYERON EN MADRID

La comisión de expertos creada por el Ayuntamiento de Madrid el pasado mes de julio tras la caída de varios ejemplares aparentemente sanos y algunas ramas de gran porte, han concluido su trabajo sin encontrar una "idea clara" de las causas de esos sucesos.

El presidente de la comisión y decano del Colegio de Ingenieros de Montes de España, Carlos del Álamo, que hoy ha presentado el primer informe de este grupo de trabajo, centrado en el parque del Retiro, ha empleado expresiones como "yo no tengo la bola de cristal", "eso es un misterio" o "francamente, no tenemos una idea clara de por qué se cayeron".

"El riesgo cero no existe, se minimiza al máximo posible pero estamos hablando de elementos biológicos o biomecánicos", ha señalado el presidente de la comisión, que en todo caso ha asegurado que el Retiro "es seguro" y "el arbolado no presenta ningún riesgo elevado o distinto de cualquier parque de estas características".

El informe indica textualmente que "los estudios realizados indican que el número de ejemplares con cierto riesgo no son elevados ni desproporcionados en un parque de estas dimensiones y edad" y que "son riesgos normales en este tipo de parques y jardines". "No obstante, pese a ser normales para este tipo de jardines, deben realizarse todos los esfuerzos posibles para minimizar el riesgo, dado el uso intensivo del parque".

En el Retiro hay 19.034 arboles de 167 especies diferentes, la mayoría castaños de indias, plátanos de sombras y el llamado árbol del amor. En 2014, hasta el 15 de noviembre, se habían caído o tronchado 29 árboles, una cifra "similar prácticamente" a la de años anteriores, según Del Álamo, en su mayoría pinos que no presentaban síntomas externos que hicieran prever su caída.

También se troncharon y cayeron 116 ramas, en mayor número falsas acacias. En una primera revisión se evaluaron 4.905 árboles en situación de riesgo y se seleccionaron 814 como prioritarios en la evaluación del riesgo.

De ellos, 16 se apearon de forma inmediata y los restantes 797 se volvieron a inspeccionar. En 34 casos -los clasificados como de nivel 5, el de mayor riesgo- se hicieron más análisis (41) y se apearon otros tres, lo que eleva a 19 los árboles del Retiro eliminados como consecuencia directa de los trabajos realizados por la comisión.

A continuación se hizo otra selección de 110 árboles con posibilidad de presentar problemas en las raíces, que fueron examinados con instrumentos tecnológicos, de los que solo uno necesitó una actuación urgente porque ya estaba sujetado de forma artificial.

Más tarde se volvieron a seleccionar otros 101 ejemplares de los que se pensaba que podían ser proclives a riesgos de rotura o caída y se les aplicaron otros instrumentos que revelaron que solo seis presentaban posibles problemas de estabilidad y se actuó sobre dos.

Aunque el informe se ha presentado hoy, todavía faltan los resultados del estudio de hongos en el parque, cuyos resultados estarán en breve. En toda la ciudad de Madrid hay casi 6.500 hectáreas de zonas verdes, la mitad en 104 parques significativos, con alrededor de 1,4 millones de árboles, a los que se suman los cerca de 300.000 plantados en las calles.

Otra decisión a raíz de este informe es que se redactará un protocolo de actuación para el personal de El Retiro en caso de caída de árboles o de ramas.