Requisados 120 kilos de bellotas de hachís ocultas en compartimentos secretos de vehículos

Hachís
Hachís |Telemadrid

Agentes de la Policía Nacional han intervenido 120 kilos de hachís ocultas en compartimentos secretos de vehículos y ha detenido a cuatro personas como presuntas autoras de un delito contra la salud pública, ha informado este miércoles la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez Los arrestados conformaban un grupo delictivo dedicado a introducir sustancia estupefaciente desde Marruecos y, tras su almacenaje en una localidad de Málaga, trasladarla hasta Madrid en vehículos 'caleteados', es decir, dotados de compartimentos secretos para transportar la droga. Con su desarticulación, cae el grupo de venta de droga más importante a pequeña y mediana escala que operaba en la región.

El destino del hachís era su venta al 'menudeo' en diferentes puntos de la Comunidad de Madrid. Los agentes realizaron un total de seis registros en Madrid, Málaga y Toledo e incautaron una escopeta de caza, un subfusil detonador, tres armas de fuego reales y otras cuatro simuladas, más de 40.000 euros en efectivo, tres vehículos, moldes para la droga, productos cosméticos, etcétera. Los detenidos son un joven marroquí de 25 años, que tenía antecedentes de tráfico de drogas y robo con fuerza; un hombre de 29 años de la misma nacionalidad con antecedentes por resistencia y desobediencia a la autoridad, delitos contra la seguridad del tráfico y paso clandestino de frontera. También ha sido arrestada una mujer española de 48 años con antecedentes por hurto y una joven también española de 27 años sin antecedentes.

CENTRO DE OPERACIONES EN 'EL ALAMO'

La investigación comenzó el pasado mes de octubre tras conocerse la constante actividad de un grupo delictivo dedicado al tráfico de drogas. Las primeras averiguaciones indicaban que los miembros de la banda introducían la droga en España desde Marruecos oculta en el interior de su organismo y que posteriormente la almacenaban en una finca situada en Mijas (Málaga).

Días después, la sustancia estupefaciente era trasladaba nuevamente hasta el auténtico centro de operaciones de la organización: un chalet situado en la madrileña localidad de El Alamo. Allí, los agentes constataron que el trasiego de vehículos era constante. Tras permanecer un breve periodo de tiempo en el interior, volvían a salir con destino a diferentes localidades de la Comunidad de Madrid para su venta a pequeña o mediana escala.

El pasado viernes, y tras establecer un amplio dispositivo operativo, los agentes interceptaron a un individuo que sacaba una maleta de uno de los domicilios vigilados. En su interior, el joven portaba 25 kilos de hachís por lo que se procedió a su detención.

Inmediatamente, y de forma simultánea, los agentes registraron seis viviendas relacionadas con los integrantes de la organización en Madrid (dos), en la localidad madrileña de El Alamo, Málaga, Mijas y en Casarrubios del Monte (Toledo). Algunos de estos pisos estaban vacíos y eran destinados al almacenamiento de la droga y en otros vivían familias para pasar lo más desapercibido posibles.

En una de estos municipios localizaron los tres vehículos utilizados para el transporte de la droga. Todos ellos estaban 'caleteados', es decir, tenían compartimentos ocultos en el maletero y en los asientos traseros donde se escondía el estupefaciente para el traslado. Los policías detuvieron a tres personas en Madrid y una más en Málaga.

REPARTO DE TAREAS

Los cuatro arrestados realizaban una función determinada dentro de la organización. Uno de ellos era el encargado del transporte por carretera de la droga, otros dos controlaban el almacenaje de la sustancia en las viviendas de Mijas y Madrid y, por último, Miriam G.R. captaba y controlaba a las personas que introducían el hachís, oculto en su organismo, desde Marruecos.

Como resultado total, los investigadores han intervenido 120 kilos de hachís distribuidos en bellotas y dirigido al 'menudeo' en la Comunidad de Madrid. Igualmente se han recuperado más de 40.000 euros, 500 gramos de cocaína, 300 gramos de sustancia de corte, dos envasadores al vacío, dos moldes y diez figuras distintas para confeccionar las tabletas así como dos prensas hidráulicas.

Asimismo, los agentes hallaron una escopeta de caza sin licencia ni guía de pertenencia, un subfusil detonador y siete armas de fuego, cuatro de ellas reales.

En el transcurso de las investigaciones también se ha comprobado que en ocasiones intercambiaban hachís por otras drogas como cocaína o cosméticos. La banda era peligrosa y agresiva, llegando a realizar robos a otras bandas de droga, según ha informado el jefe superior de la Policía de Madrid.

Todos los arrestados ya han sido puestos a disposición de la autoridad judicial. La investigación ha sido llevada a cabo por agentes del Grupo VII de la Brigada Provincial de Policía Judicial, pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid, y han contado con la colaboración de agentes de la comisaría de Marbella.