Rajoy critica los "efectos devastadores" de un Gobierno que ha hecho "mucho daño" a España

La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón han hecho un llamamiento a un PP unido "sin exclusiones" capaz de enfrente al "potente aparato propagandístico" del PSOE y ganar las elecciones de mayo, demostrando a España que el Gobierno socialista "no es inevitable". El presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, aseguraba por su parte que Zapatero es una "máquina de generar desconfianza" y subrayaba que en Madrid "se han paliado los efectos devastadores" de un Gobierno que ha hecho "mucho daño" a España.

Así lo han manifestado en la tradicional cena navideña del PP que este año se ha celebrado en el polideportivo de un colegio de la madrileña localidad de Alcorcón, con la asistencia de más de 1.200 personas y presidida por el líder del partido, Mariano Rajoy.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha afirmado que "en Madrid se han paliado los efectos devastadores de la gestión de un Gobierno que ha hecho mucho daño a los españoles. En otros territorios de España gobernados por personas del mismo color que quien lo hace en La Moncloa lo que han hecho es todavía poner peor las cosas", ha aseverado.

Para el líder de los 'populares', el PP de Madrid "es un gran partido que está a la vanguardia del PP" y su aportación "ha sido, es y será decisiva dentro del proyecto nacional del PP". De hecho, ha dicho que cuando llegue al poder, formará un gobierno "serio" que tome como ejemplo algunas de las políticas que ya se aplican en la región.

Rajoy ha llamado especialmente la atención sobre la manera de hacer política económica de Aguirre, que ha generado en Madrid "más crecimiento que en ningún otro lugar de España". "Esperanza, después de los cuatro años de gestión que hemos vivido en la Comunidad de Madrid hay muchos madrileños, los que nos votaron hace cuatro años y muchos más, que van a volver a apoyarnos para ganar las elecciones por méritos propios", ha apostillado.

La presidenta de la Comunidad y el alcalde de Madrid han apoyado en sus intervenciones al portavoz del PP en la Asamblea regional y aspirante a la alcaldía de Alcorcón, David Pérez, y ambos han reclamado la unión de "la familia" del PP para luchar juntos y ganar las elecciones autonómicas y municipales de mayo en Madrid y posteriormente, las generales en España.

Aguirre, ha instado a los militantes y simpatizantes del partido a trabajar "duro" de cara a las elecciones autonómicas y municipales del año que viene ya que "nadie ha ganado nunca un partido sin bajar del autobús". "Hay que bajar al terreno de juego y luchar hasta el último minuto", ha señalado.

Entre muchos aplausos, Pérez ha manifestado su "orgullo" y "agradecimiento" por el hecho de que la cena de Navidad del partido en Madrid se vaya a celebrar esta noche en la localidad en la que será cabeza de lista, algo que ve como "una muestra de apoyo" a su proyecto. "Está todo listo". Pérez ha asegurado que hay un "componente de ilusión por el cambio no sólo en Alcorcón sino en otros ayuntamientos del Sur" ya ha incidido en que "el cinturón rojo ya pasó a la Historia y, en la siguiente ronda, lo hará a la Prehistoria" porque "van a caer los escasos bastiones que le quedan al PSOE ya que los ciudadanos se han cansado de su forma de gestionar".

"Es urgentísimo que haya un cambio político radical en España", ha reclamado la presidenta, para quien se trata de "demostrar" a los ciudadanos que ni el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, ni el vicepresidente primero, Pérez Rubalcaba, "son de fiar", mientras que Ruiz-Gallardón ha abogado por "llevar ilusión y esperanza" a los españoles y demostrarles que "no es inevitable" la política del PSOE y que hay "alternativas al castigo sistemático" de los socialistas.

Para Ruiz-Gallardón, se trata de "tender puentes", de unir a todos "en un espíritu de convocatoria y nunca de exclusión", porque "en este partido cabemos todos, como dice nuestro presidente Rajoy", ha aseverado. Según Ruiz-Gallardón "la lentitud llevada al BOE" que caracteriza al Gobierno de España hace preciso lanzar "un mensaje de ilusión" que demuestre que el cambio político es posible y que ese cambio lo representa Mariano Rajoy. Para ello, ha hecho un llamamiento a la unión de "Ayuntamientos y Comunidades autónomas" y de la sociedad en general para "superar cualquier asomo de división y planear un proyecto" capaz de reconstruir España, en lo económico, lo educativo o lo internacional.