El hospital Puerta de Hierro-Majadahonda se consolida como referencia en radiocirugía

El hospital Puerta de Hierro-Majadahonda se ha consolidado como referente en el tratamiento de radiocirugía.El consejero Javier Fernández-Lasquetty, ha visitado el Servicio de Oncología Radioterápica. El centro dispone del más sofisticado equipamiento tecnológico en la red sanitaria pública de la región.

El Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Puerta de Hierro-Majadahonda es líder en la aplicación de radiocirugía para tratar tumores cerebrales y otras patologías neurológicas y, hasta el momento, ha atendido con esta técnica a más de 1.000 pacientes, según ha informado el Gobierno regional.

De ellos, más de la mitad padecían malformaciones arteriovenosas. La radiocirugía ha supuesto un enorme avance para estos pacientes, que hace sólo unas décadas no tenían posibilidad de tratamiento y que, en la actualidad, se estabilizan en el 70 por ciento de los casos.

Las probabilidades de estabilización o reducción de tumores benignos aplicando radiocirugía o radioterapia esteroatáxica fraccionada son superiores al 90 por ciento, y la morbilidad escasa. En muchos de los casos tratados, por las características de las lesiones tumorales, la radiocirugía es la única posibilidad de tratamiento.

Actualmente más del 80 por ciento de los pacientes tratados en el Puerta de Hierro-Majadahonda con esta terapia son derivados desde otros hospitales de la Comunidad de Madrid y otras Comunidades Autónomas.

Para ello el centro dispone del equipamiento más avanzado tecnológicamente en la red sanitaria pública de la región, con un total de cuatro aceleradores de partículas, incluido el Novalis 6D, que constituye la última tecnología en este campo.

El Hospital Puerta de Hierro-Majadahonda es el único centro hospitalario público de la Comunidad que cuenta con este modelo de acelerador, incorporado con motivo del traslado del hospital a su ubicación actual, en 2008.

Asimismo, el centro cuenta con un equipo humano de dilatada experiencia en este ámbito, integrado por médicos oncólogos radioterápicos, radiofísicos hospitalarios, personal de enfermería, técnicos y auxiliares de enfermería y administrativos. Los procedimientos técnicos y de control de calidad en uso rutinario proporcionan un nivel de excelencia a todos los tratamientos radioterápicos que se administran en el centro.

VISITA A LAS INSTALACIONES

El consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, ha visitado esta mañana las instalaciones del servicio, acompañado por el gerente de Puerta de Hierro-Majadahonda, Jorge Gómez Zamora; el jefe de Oncología Radioterápica del hospital, Alejandro de la Torre, y el jefe de Servicio de Radiofísica, Luis Núñez.

En la sala de radiocirugía del acelerador Novalis 6D los especialistas han explicado al consejero el funcionamiento y ventajas de esta tecnología, así como sus aplicaciones terapéuticas. Este acelerador está dotado de una mesa robótica con control de todos los desplazamientos y giros necesarios para un muy exacto alineamiento de los haces de tratamiento con las lesiones. Adicionalmente este acelerador cuenta con un sistema estereotáxico de guiado por imagen. Con estos sistemas se logra administrar los tratamientos con una alta calidad geométrica y dosimétrica.

La radiocirugía consiste en aplicar la radioterapia para tratar y eliminar tumores u otras pequeñas lesiones de forma muy precisa, similar a una intervención quirúrgica, pero de forma incruenta, en una sola sesión.

EL PUERTA DE HIERRO, A LA VANGUARDIA

El Hospital Puerta de Hierro es puntero en la radioterapia estereotáxica fraccionada, que aplica la radioterapia con un sistema de coordenadas tridimensional para obtener la mayor precisión, a lo largo de varias sesiones.

Esta técnica permite el tratamiento de un amplio abanico de patologías como malformaciones arterio-venosas, tumores benignos o malignos. En el caso de lesiones benignas como meningiomas o neurinomas, y en el caso de tumores de agresividad moderada y expectativas de vida prolongadas, como gliomas de bajo grado, que se observan en personas jóvenes, adquiere una especial relevancia reducir la morbilidad, pues se trata de pacientes con un excelente pronóstico.