Protesta en Tetuán para pedir que se contrate a todos los trabajadores del "Antonio Díaz Miguel"

Más de 200 usuarios y familiares de usuarios del centro deportivo Antonio Díaz Miguel protestaron ayer frente a la Junta de Distrito de Tetuán pidiendo la subrogación de toda la plantilla de 5 centros deportivos de Madrid, compuesta por 250 trabajadores, en el plan de remunicipalización de estos centros previsto por el ayuntamiento de Madrid.

Las protestas se trasladaron también al pleno de Tetuán, donde un grupo de personas que asistía a la sesión en apoyo a estos trabajadores, tuvieron que abandonar la sala por no guardar silencio. A continuación, la oposición abandonó el pleno en protesta por este hecho.

Los manifestantes invadieron la calzada en la calle de Bravo Murillo a la altura de la Junta municipal y la policía cortó dos carriles en dirección a Cuatro Caminos. "Subrogación ya, renovación", coreaban los concentrados, entre los que se encontraban muchos niños de los equipos de natación, fútbol y baloncesto del distrito.

Isabel Rodrigo, madre de dos niños de 12 y 14 años que pertenecen al club de natación del polideportivo, ha manifestado a Efe que está "muy satisfecha" con el servicio que prestan estos trabajadores y ha expresado su temor de que sus hijos no puedan seguir entrenando "por la incertidumbre que hay en estos momentos sobre el futuro del centro deportivo".

GESTIÓN DIRECTA DE CINCO CENTROS DEPORTIVOS

El Ayuntamiento de Madrid planea gestionar de forma directa cinco centros deportivos municipales cuya concesión a empresas vence en los próximos meses, una remunicipalización que, según afirma, se hará buscando las mejores condiciones para los empleados actuales "siempre dentro de la ley".

Así lo explicó el lunes en la comisión municipal de Cultura y Deportes Francisco Javier Odriozola, director general de Deportes del Ayuntamiento, en una comparecencia sobre el paso a la gestión directa de los centros deportivos Francisco Fernández Ochoa, La Almudena (Ciudad Lineal), Fuente del Berro (Salamanca), Las Cruces (Latina) y el Antonio Díaz Miguel.

La decisión de que estos centros pasen a gestionarse de forma directa por el Ayuntamiento tiene como objetivo que mejore la prestación del servicio deportivo, con más eficiencia y calidad, según el Consistorio.

El cambio, que será gradual, se hará en interlocución con los representantes de los trabajadores y buscando lo mejor para ellos "dentro de los límites que marque la ley". Se subrogará a aquellos empleados que reúnan las condiciones para ser personal municipal, subrayó Odriozola.

Cerca de un centenar de empleados de estos polideportivos comenzaron las protestas el lunes en la plaza de la Villa para pedir la subrogación con lemas como "Basta de mentiras, subrogación" o "Queremos trabajar"