La Procesión de la Soledad vence la amenaza de lluvia y recorre las calles de Madrid

La Procesión de la Soledad ha vencido a la amenaza de lluvia para recorrer finalmente las calles del corazón de Madrid, como esperaban cientos de devotos, que han visto como esta misma mañana se suspendía la de la Virgen de la Dolorosa por el mal tiempo.

Todo estaba preparado para que a las 16.30 horas en punto, y con el sol despuntando tímidamente entre las nubes, saliera de la céntrica Iglesia Parroquial de San Ginés la Procesión de la Soledad, organizada por la Real e Ilustre Congregación de Nuestra Señora de la Soledad y Desamparo y Santo Cristo del Sepulcro, y en la que también se llevará la talla del Cristo Yacente.

La Procesión de la Soledad ha vencido a la amenaza de lluvia para recorrer finalmente las calles del corazón de Madrid, como esperaban cientos de devotos, que han visto como esta misma mañana se suspendía la de la Virgen de la Dolorosa por el mal tiempo.

A las 16.30 horas en punto, la lluvia ha dado un respiro a los devotos madrileños y la procesión --organizada por la Real e Ilustre Congregación de Nuestra Señora de la Soledad y Desamparo y Santo Cristo del Sepulcro-- ha dado comienzo desde la céntrica Iglesia Parroquial de San Ginés.

Entre las personas que se congregaban en la calle Arenal a la hora a la que ha partido la procesión era palpable la alegría porque finalmente la Imagen haya podido salir en procesión, ya que otras procesiones como la de Jesús de Medinaceli no pudieron salir los días anteriores a causa de la lluvia.

Para algunos de los asistentes era la primera vez que veían esta procesión, caracterizada por el encuentro de la Imagen de Nuestra Señora de la Soledad y el Desamparo con la del Cristo Yacente; pero, para otros como Concha, de turismo en Madrid, ha supuesto un viaje en el tiempo hasta cuando vivía en la capital. "Llevo muchos años fuera de Madrid y hacía 40 años que no lo veía y me ha encantado. Es muy bonita, de todas las que hemos visto esta es la que más nos ha gustado", ha explicado a Europa Press Televisión.

Entre los asistentes también podía encontrarse a multitud de turistas tanto de España como del extranjero que han viajado hasta Madrid en Semana Santa con la idea de ver sus procesiones y que han destacado de la Procesión de la Soledad que es muy "emocionante". Este es el caso de Adelino, de México, que ha explicado que, además del sentimiento religioso, le ha parecido muy "interesante" la concentración de los cofrades que participaban en el desfile.

LAS PROCESIONES QUE SÍ SALIERON EL VIERNES SANTO

Las nubes permitieron salir finalmente a última hora de la tarde de ayer, Viernes Santo, a las procesiones de los Alabarderos y del Santo Entierro de Madrid, que tuvieron tenido como ilustres seguidores a la Infanta Elena, la primera, y al cantante Pitingo la segunda.

Éstas han sido las únicas procesiones que pudieron marchar el Viernes Santo por el centro del capital. Y es que las procesiones de Jesús de Medinaceli, del Silencio, la del Divino Cautivo y los Siete Dolores, que tenían previsto desfilar ayer no salieron finalmente por la lluvia.

Después de que la Cofradía de Medinaceli renunciara a salir, los responsables de la basílica decidieron abrir las puertas del templo a todos los fieles que esperaban ver a la imagen procesionar. Por su parte, los cofrades de María Santísima de los Siete Dolores alzaron a la imagen hasta la puerta para que la viera todo el público para volver, a los pocos minutos, a reposar al interior del templo.