Los alumnos de Primaria aprenderán una Historia menos "localista" y sin "manipular"

Los alumnos madrileños de Primaria recibirán a partir del próximo curso una asignatura de Historia de España menos "localista", aprenderán a situar en el tiempo los acontecimientos históricos y a ser ciudadanos "menos manipulables" y nada influidos por conocimientos "adulterados".

Esta ha sido una de las conclusiones de la reunión que han mantenido hoy el presidente regional, Ignacio González; la consejera de Educación, Lucía Figar, y los historiadores José Varela, presidente de la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón; Gonzalo Anes y Carmen Iglesias, miembros de la Real Academia de la Historia; Alfonso Bullón de Mendoza, director del Instituto CEU de Estudios Históricos y Fernando García de Cortázar, director de la Fundación Dos de Mayo.

El objetivo del encuentro ha sido definir los contenidos curriculares de la nueva asignatura de Ciencias Sociales, que junto a la de Ciencias Naturales, sustituirán a partir del próximo curso escolar al Conocimiento del Medio actual, una vez entre en vigor la LOMCE, la nueva ley de Educación aprobada recientemente en el Congreso.

Lo que se ha debatido ha sido el borrador de lo que desde septiembre próximo estudiarán los alumnos de Primaria en la Comunidad de Madrid: una Historia de España con una visión cronológica y general de los acontecimientos, sin "localismos" y que aproveche la oportunidad que da la LOMCE para "recuperar conceptos esenciales" que estaban en segundo plano con la ley actual.

Este ha sido uno de los objetivos destacados por el presidente regional, quien ha informado de que se seguirá trabajando sobre este borrador de la asignatura de Historia para que el mes próximo "a más tardar", las editoriales tengan a su disposición los contenidos curriculares y puedan elaborar los libros de texto para el próximo curso.

Unos contenidos que, según González, han sido elaborados por expertos en Historia y en los que se ha tenido en cuenta la opinión de los profesores de Primaria, que serán los mismos que este curso pero deberán recibir "formación específica" para impartir la nueva asignatura.

Entre las fechas históricas que deberán dominar los alumnos de Primaria destacan la llegada de los romanos a la Península Ibérica (218 a.C); caída del Imperio Romano (476); Batalla de Guadalete (711); Batalla de las Navas de Tolosa (1212); caída de Constantinopla (1453); Descubrimiento de América y la Conquista de Granada (1492).

También serán fechas esenciales la llegada de los Borbones a España (1700); Revolución Francesa (1789); Levantamiento del 2 de mayo (1808); I Guerra Mundial (1914/18); Guerra Civil española (1936/39); II Guerra Mundial (1939/45); aprobación de la actual Constitución democrática española (1978); adhesión de España a la CEE (1986); y la entrada en circulación del euro (2002).

GONZÁLEZ: PRETENDEMOS QUE APRENDAN LA HISTORIA DE ESPAÑA

Para el presidente madrileño, "algunos quieren adulterar" la Historia "para presentar una realidad distinta a lo que fue" y "manipular" los hechos, para desde ahí, poder "manipular a la gente" lo cual, ha continuado, "es más fácil si no se conocen bien esos conceptos".

En cambio, ha asegurado que la Comunidad de Madrid no pretende "ni manipular ni adulterar" la Historia, sino solo que se conozcan los hechos y lo que "supuso cada etapa histórica" en la formación del país y de lo que es ahora.

"Algunos han pretendido reescribir la Historia a conveniencia propia, pero la Historia es la Historia: se cuenta con rigor", ha subrayado González y ha insistido en que el objetivo es "recuperar algunos conceptos históricos" de esta asignatura "que nunca quisimos perder".

Ha explicado que a estos cambios en el currículo de Historia de España de Primaria se suman a otras novedades introducidas por la Comunidad de Madrid para el próximo curso, dentro de sus competencias en Educación, como una hora más de clase de Lengua y Matemáticas para "mejorar la escritura, la lectura y la expresión oral de los alumnos".

Para el profesor García de Cortázar, se trata de "frenar la corriente localista en beneficio de una Historia más global, más integradora, de crear una conciencia de ciudadanos en una nación como España" y de "una llamada de atención a los historiadores" para que "sepan transmitir mejor lo que conocen".

Carmen Iglesias ha señalado que el objetivo es "ampliar los horizontes" del alumno sin tener que "memorizar grandes fechas" ni "fragmentar" la Historia, lo que "en los últimos 30 años ha favorecido que cada uno se crea el ombligo del mundo y no se relacione con los demás", ha señalado.

Por su parte, José Varela ha opinado que la Historia de España que se imparte en Madrid "no debe terminar en el río Manzanares" y por eso ha incidido en la necesidad de formar alumnos para "manejarse en un mundo absolutamente globalizado" en el que se moverán fuera de nuestras fronteras.

Alfonso Bullón ha abogado porque al terminar Primaria los alumnos "conozcan unos pocos hechos y algunos personajes", de manera que, ha asegurado, "el que cada uno sepa al final de esta etapa 12 fechas de acontecimientos relevantes, es infinitamente más que otro que no haya hecho ese esfuerzo de concreción".