La Policía detiene a cinco 'butroneros' que asaltaban locales en Madrid

La Policía Nacional ha detenido a cinco individuos como presuntos autores de la comisión de al menos trece robos con fuerza por el procedimiento del "butrón" en varios locales comerciales situados principalmente en la Comunidad de Madrid.

Según ha informado la Policía, los autores operaban de madrugada y, aunque de momento se ha podido constatar su participación en al menos trece robos, no se descarta que hayan cometido otros de la misma naturaleza.

Los autores de los delitos, actualmente puestos a disposición judicial, tenían establecido un reparto de funciones a la hora de cometer los robos. Concretamente, uno de ellos conducía la furgoneta y trasladaba al resto al punto donde iban a cometer el asalto y, junto con otro, vigilaban la posible presencia policial durante la ejecución del delito.

Otras dos personas eran las encargadas de ocultar y transportar las herramientas que utilizarían para realizar el butrón y acceder al local. A pesar de que el grupo criminal operaba principalmente en la Comunidad de Madrid, también se trasladaban a otras zonas del territorio nacional para seguir con su actividad delictiva, según la Policía.

Además, según han informado los agentes, los delincuentes mantenían "estrecha relación" con otros grupos criminales que se dedicaban "de forma sistemática y reiterada" a la comisión de robos con fuerza y no descartan que también realizasen hurtos en locales comerciales.

La investigación comenzó a mediados del año pasado cuando los agentes fueron informados de un robo con fuerza en un local de apuestas en el distrito madrileño de Fuencarral, al que los autores accedieron realizando un agujero desde el local colindante.

La Policía logró identificar a dos personas que ya contaban con varios antecedentes policiales por delitos contra el patrimonio y sobre las cuales se centraron las investigaciones, sabiendo, no obstante, que el robo fue cometido por más de dos individuos.

Los agentes constataron que estos investigados mantenían reuniones con otros individuos en locales de ocio y salones de juego donde realizaban labores de estudio y planificación de distintos establecimientos. De esta forma, los agentes acreditaron la composición del grupo criminal compuesto por cinco personas y procedieron a su detención.