Un mando de la Policía Municipal sostiene que hubo un cambio de nivel de riesgo en el Madrid Arena

Madrid Arena
Madrid Arena |Telemadrid

El subinspector de la Policía Municipal Emilio Rodríguez Corral, superior de la encargada del dispositivo de la fiesta de Halloween del Madrid Arena del pasado 1 de noviembre, Cándida Jiménez, ha sostenido hoy que hubo un cambio de nivel de riesgo del evento de forma verbal y por una reflexión personal.

Así lo han expresado los abogados de dos de las víctimas tras la declaración de Rodríguez Corral durante cuatro horas como testigo ante el titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Eduardo López-Palop, que investiga la muerte de cinco jóvenes a consecuencia de una avalancha humana.

Las acusaciones particulares han anunciado que solicitarán la imputación de Rodríguez Corral por un presunto delito de falsedad en documento público, al considerar "un invento" la documentación sobre el cambio de nivel de riesgo de medio a alto del evento, ha señalado Abdón Núñez, el abogado de la familia de Belén Langdon, una de las víctimas mortales de la tragedia. "No nos creemos que hubiera un cambio de nivel de riesgo del evento", ha manifestado María José Siñeriz, la letrada de la familia de Cristina Arce, una de las jóvenes fallecidas.

Siñeriz ha mostrado su sorpresa por el supuesto cambio de nivel de riesgo verbal, cuando la normativa establece que se haga por escrito, y ha considerado que es "inexplicable" que la Policía Municipal tardase cinco días y medio en "reflexionar" sobre este asunto hasta el mismo día de la fiesta, el 31 de octubre, tras recibir una comunicación de Madrid Espacios y Congresos el 26 de octubre.

Por su parte, el abogado del Ayuntamiento de Madrid, Luis Rodríguez Ramos, ha subrayado que el nivel de riesgo del evento se elevó "de hecho y de derecho" durante una conversación que mantuvieron Emilio Rodríguez Corral y Cándida Jiménez el 31 de octubre.

Rodríguez Ramos ha indicado que el cambio de nivel se documentó con posterioridad "sin ningún afán de fingir lo que se había hecho" y ha considerado "aberrante" la apertura de una pieza separada por un presunto delito de falsedad documental que se atribuye a varios mandos de la cúpula policial porque "no se falta a la verdad en nada".

Las referencias a la Policía Municipal en este procedimiento suponen "una pérdida de tiempo y de dinero, así como "una traición" a las familias de las víctimas de la tragedia, en opinión de Rodríguez Ramos, quien ha criticado la instrumentalización del proceso penal para buscar el "linchamiento" del jefe de la Policía Municipal, Emilio Monteagudo.

Al ser preguntado por la ausencia de actuación de la Policía Municipal en el "botellón" próximo al recinto, el representante legal del Consistorio ha señalado que el estacionamiento del Madrid Arena, donde hubo un "botellón", no era vía pública.

UN TESTIGO DESCRIBE COMO TRES VICTIMAS FUERON ENGULLIDAS POR UNA MASA HUMANA

El joven Daniel Martín, que estuvo en la fiesta del Madrid Arena del pasado 1 de noviembre, ha dicho hoy que tres de las víctimas mortales de la tragedia, Cristina Arce, Katia Esteban y Rocío Oña, fueron "engullidas" por la masa humana en el pasillo donde ocurrieron los hechos.

Con estas palabras se ha explicado el joven durante su declaración como testigo, que se ha prolongado media hora, ante el titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Eduardo López-Palop, que investiga la muerte de cinco chicas a consecuencia de una avalancha humana.

Daniel Martín, amigo de Cristina Arce, Katia Esteban y Rocío Oña, ha relatado que, en el pasillo del Madrid Arena donde ocurrieron los hechos, se encontraron con una barrera de gente que había caído al suelo y fueron "engullidos" por la masa humana.

El joven ha descrito "montones de hasta ochenta personas", en los que "solo se veían cabezas" y se escuchaban gritos de gente, "pidiendo auxilio, diciendo que se iba a morir, que estaba aplastada y que no podía respirar en una situación de pánico generalizado", según José Crespo, el letrado de los doctores Simón y Carlos Viñals, encargados de la asistencia médica en el Madrid Arena.

"La gente que estaba allí pensaba que se iba a morir porque la situación era muy grave, hasta el punto de que tres de las amigas del testigo son tres de las víctimas del Madrid Arena", ha señalado Crespo.

El testigo ha precisado que un chico le ayudó a salir del tumulto y, después, él consiguió sacar a su exnovia, Carmen Rodríguez, sin que nadie de la organización -el personal con chaleco amarillo- ayudase a nadie de los que estaban en la avalancha, ha apuntado Abdón Núñez, el abogado de la familia de Belén Langdon, una de las víctimas de la tragedia.

Daniel Martín ha confirmado que, aunque no lo vio directamente, le dijeron que la puerta del pasillo donde fallecieron las chicas estaba cerrada, lo que podía ser "una de las causas de los acontecimientos", ha recalcado Núñez.

El chico ha asegurado que entró en la fiesta "sin ningún tipo de control", que le quitaron la entrada y que la persona que le retiró la entrada tenía un taco de boletos en la mano, sin haberlas introducido en la urna, lo que, según el letrado de la familia Langdon, avala la teoría de la posible reventa de entradas.