La Policía Municipal pide "denunciar siempre" el odio en su nueva campaña

La Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal lanza hoy junto a colectivos de la ciudad que luchan contra los delitos de odio una campaña que anima a "denunciar siempre", tanto si se sufren como si se presencian ataques contra la población migrante, LGTB o con discapacidad, entre otros.

El Ayuntamiento de Madrid, según informan fuentes municipales, ha realizado esta campaña en colaboración con asociaciones y entidades de nueve colectivos: migrante, persona con discapacidad intelectual, persona con movilidad reducida, sin hogar, musulmana, lesbiana, gay, trans y gitana. En esta primera fase, la campaña busca visibilizar los delitos de odio y dar a conocer el trabajo policial de Unidad de Gestión de la Diversidad, que hoy estrena sede en la calle Sacramento, 2. La unidad se creó en abril de 2016.

El pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó en el verano de 2015 la puesta en marcha de una oficina contra los delitos de odios y la discriminación enmarcada en un plan de convivencia y tolerancia para "desterrar el despotismo y la práctica autoritaria, remover los obstáculos que impidan o dificulten la integración de la diversidad y facilitar la participación de todos los ciudadanos" en la capital.

POLICÍA CERCANA

En la campaña que se ha presentado este martes aparecen miembros de los colectivos con carteles en los que se leen lemas como "Soy musulmana. ¿Y qué? Tengo derechos", "Soy trans. ¿Y qué? Tengo derechos". Además, una agente de la Policía Municipal realiza el cartel de sensibilización para las lesbianas para demostrar de ese modo la "corresponsabilidad de la propia Policía" y sugerir que la Policía es "cercana" y entiende a los vecinos.

El delegado de Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, el director general de Policía Municipal, Andrés Serrano, y el inspector jefe, Teodoro Pérez, presentan hoy la campaña junto a numerosos representantes de colectivos que llevan años luchando contra los delitos de odio en la ciudad de Madrid.

En lo que va de año, la Unidad de Gestión de la Diversidad ha llevado a cabo 248 actuaciones, entre las que destacan más de centenar de informes e investigaciones sobre diferentes hechos discriminatorios.

Además, se han realizado 39 asesoramientos a víctimas de delitos de odio o discriminaciones, 32 atestados policiales y un total de 38 reuniones con diversas asociaciones. Por otra parte, la unidad ha intervenido en más de una treintena de casos que suponen infracciones penales por este tipo de delitos, entre los que se encuentran agresiones o insultos por LGTBIfobia; amenazas xenófobas en una página de contactos gay; una agresión a una persona trans en una discoteca; amenazas o insultos racistas; o pintadas antisemitas en paredes o sinagogas.

Los delitos de odio, en los que la víctima se selecciona por su orientación sexual, identidad de género, étnica, sexo, exclusión social, ideología, origen, discapacidad, enfermedades o situación socioeconómica, son a juicio del Gobierno municipal "una de las principales amenazas a la sociedad basadas en conductas de intolerancia y discriminación".

La Policía Municipal recuerda que "es responsabilidad de toda la ciudadanía asegurar que este tipo de hechos sean puestos en conocimiento de la Policía, con corresponsabilidad institucional y también social".