La Policía Municipal controlará los accesos a la Puerta del Sol a partir de las 21 horas

La Policía Municipal controlará los accesos a la Puerta del Sol a partir de las 21, con el objetivo de detectar objetos que puedan ser utilizados como arma arrojadiza y otros elementos de vidrio durante la gran concentración de personas que se produce durante el ensayo y las campanadas de fin de año.

Estos controles estarán situados en Jacinto Benavente-Carretas, Bolsa-Paz, Esparteros-Marqués Viudo de Pontejos, Esparteros-Mayor, Arenal-Travesía Arenal, Tetuán-plaza de las Descalzas, Preciados-Galdós, Carmen-Galdós, Tetuán-San Alberto, San Alberto-Montera, Alcalá-Sevilla, Carrera de San Jerónimo-Victoria, Espoz y Mina-Pasaje Mateu y Cádiz-Barcelona.

Por su parte, casi un centenar de operarios municipales limpiarán las calles de Madrid tras las celebraciones de Nochevieja de este viernes, contando para ello con 32 medios mecánicos, según datos del Ayuntamiento de la capital.

Así, el dispositivo de fin de año cuenta con 98 trabajadores del servicio de limpieza viaria, del SELUR y de la recogida de residuos que dispondrán de 32 medios mecánicos para actuar de manera coordinada para devolver cuanto antes la normalidad a las calles de la ciudad.

Además, se instalarán 110 contenedores de gran capacidad en la Puerta del Sol y los alrededores y se proporcionará a los madrileños unos 20.000 vasos de plástico para que puedan dejar las botellas o vasos de cristal.

El operativo comenzará a trabajar alrededor de las 22 horas y será a partir de la finalización de las campanadas cuando iniciarán la limpieza para permitir, cuanto antes, la apertura del tráfico en el eje de la calle Mayor y la carrera de San Jerónimo.

El año pasado durante la noche de fin de año se recogieron 23.800 kilos de residuos, una cifra que se espera mantener en esta ocasión.