La Policía de San Martín de la Vega pone en marcha el programa 'Vacaciones Seguras'

Policía local de San Martín de la Vega
Policía local de San Martín de la Vega

El Ayuntamiento de San Martín de la Vega ha puesto en marcha una nueva edición del programa Vacaciones Seguras, en el que los vecinos y comerciantes pueden solicitar el servicio de custodia de llaves por parte de la Policía Local.

Con ello, según informa la web del ayuntamiento, se intenta prevenir situaciones de riesgo en domicilios y pequeños negocios así como posibilitar el contacto de los agentes de forma inmediata, en caso de producirse incidencias durante el tiempo en el que se encuentren ausentes.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Sergio Neira, considera que “al igual que en años anteriores, con este programa se trata de mejorar la seguridad de las viviendas y pequeños comercios de los vecinos así como facilitar a la Policía Local la entrada sin dificultad, cuando fuese necesario por ocurrencia de incidentes relevantes”.

Así funciona

“Otra posibilidad es que se facilite un número de teléfono o dirección de contacto de un familiar o amigo, para que puedan ser avisados en caso de suceder alguna incidencia relevante relacionada con el domicilio o comercio adherido”, ha señalado Neira.

El programa comenzó el pasado 1 de julio y durará hasta el próximo 30 de septiembre, aunque será retomado en Navidades. Para poder participar y beneficiarse de todas las prestaciones del mismo, será necesario que la persona interesada acuda a la Oficina de Atención al Vecino de la Policía Local (calle Pintor Rafael Botí, 11) y cumplimentar un formulario.

Al finalizar el servicio, las llaves del domicilio deberán ser recogidas por la misma persona que suscribió el “acta de entrega de llaves” y la “autorización de entrada en domicilio, firmando el documento de “acta de recepción de llaves”.

No obstante, la Policía Local ofrece información detallada sobre esta iniciativa en el teléfono 91 895 80 93 o en la propia oficina, donde además se facilitan consejos para reforzar la protección de los hogares durante la ausencia de los propietarios.