Podemos anima a las familias a luchar por sus casas vendidas a un fondo buitre

Entrevista a Ramón Espinar 25.09.2018
Entrevista a Ramón Espinar 25.09.2018

El secretario general de Podemos Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, ha animado hoy a un grupo de familias de Tres Cantos a "unirse" para "presionar a los poderes públicos y volver a los precios públicos de viviendas públicas" con que fueron edificadas sus casas, vendidas a un fondo buitre.

Espinar ha acudido a una asamblea convocada por la plataforma Asamblea de las mil viviendas, un grupo de ciudadanos afectados desde hace siete años por la venta de sus viviendas a la empresa FIDERE, filial española de Blackstone, una de las firmas de capital riesgo más grandes del mundo, explica Podemos en una nota de prensa.

El Secretario General madrileño de Podemos ha prometido a los vecinos "todo el apoyo que pueda ofrecerles Podemos" y les ha animado a proseguir con su movilización ciudadana, "tanto en las calles como en las instituciones".

Las viviendas de estas familias "estaban pensadas para abastecer el derecho a la vivienda", ha dicho Espinar.

Y ha agregado, según la nota, que en estas circunstancias "las familias necesitan unirse para presionar a los poderes públicos para ganar esta pelea".

"No van a conseguir resolver la problemática negociando de uno en uno con los bancos, necesitan estar juntos, unirse para presionar a los poderes públicos", ha dicho el dirigente de Podemos.

Este partido y el PSOE registraron en mayo en el Parlamento regional madrileño una proposición de Ley con la que pretendían garantizar que las plataformas Las Mil Viviendas, de Tres Cantos, y La Maquinilla, de Colmenar Viejo, pudieran ejercer su derecho de "comprar a un precio justo" sus viviendas de alquiler adquiridas por los fondos buitre.

Sin embargo, el 18 de junio la Mesa de la Asamblea aceptó con los votos de PP y Ciudadanos el informe negativo de la Comunidad de Madrid, por lo que la proposición de Ley no pasó a trámite.

Podemos recuerda en su nota que dicho fondo adquirió en 2013 las viviendas por un precio medio de 60.000 euros "y ahora pretende vendérselas a los inquilinos que desean ejecutar su opción a compra por un importe de entre 170.000 y 200.000 euros", o alquilarlas a precios "disparados exponencialmente".