Planes de emergencias para las 15 presas del Canal de Isabel II

Las quince presas de Canal de Isabel II en la región madrileña cuentan con un nuevo plan de emergencia en el marco del cual han sido instaladas sirenas en los cauces y se promoverá entre la población de las zonas de posible inundación el conocimiento de riesgo real y cómo actuar ante una emergencia. El plan, presentado hoy por el consejero madrileño de Presidencia, Ángel Garrido, cumple con la Directriz Básica de Planificación de Protección Civil ante el riesgo de inundaciones, y ha supuesto la inversión de 7 millones de euros.

Según la Comunidad de Madrid, las presas incluidas en el plan son las de La Aceña, El Atazar, La Jarosa, Manzanares El Real, Navacerrada, Navalmedio, Las Nieves, Pedrezuela, Pinilla, Pontón de la Oliva, Puentes Viejas, Riosequillo, Valmayor, El Vado y El Villar.

Estas quince presas son de titularidad del Canal de Isabel II y las demás que hay en la región son de titularidad estatal, municipal o privadas.

En una nota de prensa, el Gobierno regional explica que en cada una de las presas ha sido construida una sala de emergencias con un sistema de comunicación con los diferentes organismos implicados para la gestión de una eventual situación de emergencia.

Cada presa dispone de un sistema de aviso a la población afectada, que se activará en la primera media hora mediante señales acústicas, explica la Comunidad.

Ante un aumento del nivel de agua importante y repentino en el cauce, que supusiera una incidencia en la seguridad de una presa, se podría obligar al desalojo inminente de la población y para ello habría avisos con sirenas acústicas, por megafonía móvil, mediante avisos y comunicados de las autoridades, la aplicación My112 y los medios de comunicación.

Además, según la Comunidad, se repartirá material divulgativo en el que se indica que, en caso de escuchar las sirenas, la población deberá alejarse lo más rápidamente posible del cauce de los ríos y arroyos, acudir a sitios elevados, seguir las indicaciones de las autoridades y mantenerse informados a través de distintas vías, entre ellas los medios de comunicación.

En el caso de los teléfonos móviles, el Plan insiste en que sólo deben ser usados "de forma justificada" para evitar que se colapsen las líneas.

Otras directrices dicen que no se debe ir a buscar a los niños al colegio, pues los profesores saben cómo actuar y los evacuarán con eficacia, que no deben ser utilizadas las carreteras afectadas, por el peligro de quedar atrapado, ni cruzar ríos ni torrentes, pues se corre el riesgo de ser arrastrado.

En la presentación del Plan, Garrido, que preside Canal de Isabel II, ha señalado que "el conocimiento del riesgo y del territorio es la base sobre la que cimentar los mecanismos de prevención, información y planificación que permita la coordinación de todos los servicios implicados en la respuesta ante las situaciones de emergencia".

El consejero ha anunciado que hay previstas una serie de jornadas formativas para bomberos, policías locales, protección civil y servicios sanitarios, que serán realizadas de forma individualizada con cada municipio, acordando con cada ayuntamiento las labores que se deben llevar a cabo, como simulacros.