Placa en recuerdo al arquitecto Luis Sáinz de Los Terreros

circulo_5
Círculo de la Unión Mercanti |Archivo

Marcó una época en la arquitectura madrileña y dejó una huella imborrable. La alcaldesa, Ana Botella, ha colocado una placa en recuerdo al arquitecto Luis Sáinz de Los Terreros, trabajador infatigable que proyectó y dirigió en Madrid más de cien obras de nueva planta, principalmente residencias particulares, hoteles, casas de vivienda y edificios de sociedades.

"Sean bienvenidos a la casa donde vivió y diseñó sus obras el arquitecto Luis Sáinz de los Terreros, autor de algunos de los edificios más emblemáticos de nuestra ciudad", dijo Ana Botella que, además, enumeró algunos de los edificios diseñados por el arquitecto como el Círculo de la Unión Mercantil; el edificio social de Seguros La Adriática, en la Plaza del Callao; el Hotel Savoy; el edificio de la inmobiliaria Ibérica; o las ampliaciones del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de la plaza del Celenque y la ampliación de la fábrica de cervezas El Águila, entre numerosas aportaciones.

La iniciativa se enmarca dentro del dentro del Plan Memoria del Ayuntamiento de Madrid. "El gran creador, a quien Madrid le debe una parte muy importante de su paisaje urbano, fue moldeando la fisonomía arquitectónica de toda una época y dejando su impronta, el carácter acogedor de la vivienda y la unión de la familia en torno al hogar.

Su propuesta siempre fue aprovechar lo que de bueno tiene la arquitectura moderna inspirándose en lo que también tiene de bueno la tradición. Su máxima: vestir las ideas pasadas con nuevas formas", explicó la alcaldesa.

UNA CARRERA

Luis Sáinz de los Terreros presidió la Diputación Provincial de Madrid, fue Decano del Colegio de Arquitectos, y también concejal del Ayuntamiento de Madrid. De la generación de 1900, terminó sus estudios en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid, junto a Domingo Aguirrebengoa y Antonio Palacios.

Sáinz de los Terreros humanizó la arquitectura urbana con una labor ingente. Su primera obra en 1901 fueron los talleres y exposición de muebles de la Casa Herráiz Rugada, en la calle Ríos Rosas. Casas de alquiler y residencias particulares de las calles Padilla, Miguel Ángel, Juan Bravo, Velázquez, Castelló, Príncipe de Vergara, Goya o Gurtubay son otros ejemplos que llevan su sello.

Fuera de Madrid realizó, también, una excelente labor, como la casa de Correos en Guadalajara (en colaboración con su hermano Joaquín), y la restauración del Monasterio del Parral, en Segovia, entre otras obras.