Pía, viviendo con medio cerebro

Pía, está a punto de cumplir 3 años y vive desde hace año y medio con medio cerebro. Los neurocirujanos del hospital Niño Jesús le desconectaron un hemisferio por completo para acabar con sus crisis epilépticas. Le han traspasado las funciones a la otra mitad que está sana.

Pía padece esclerosis tuberosa. Una enfermedad congénita que le producía crisis epilépticas muy graves.

Las crisis estaban muy localizadas en un hemisferio del cerebro. Por eso, los médicos decidieron desconectarlo.

La desconexión implica afectar al lenguaje y al lado motor, pero, por suerte, el cerebro de los niños tiene plasticidad, es decir, el hemisferio sano puede tomar las funciones que se han perdido.

Desde la operación no ha vuelto a tener ninguna crisis.