Los “indignados” acampan en el Paseo del Prado y Recoletos tras cortar la Gran Vía

Decenas de simpatizantes del movimiento 15-M se concentraron la pasada noche en las proximidades del Congreso de los Diputados tras protagonizar una marcha por las calles del centro de Madrid, obligando a cortar el tráfico en arterias como la Gran Vía madrileña, en protesta por el desalojo registrado durante la mañana de este miércoles en la plaza de Neptuno.

DESDE EL PASEO DEL PRADO

La marcha, que comenzó a las ocho de la tarde en el Paseo del Prado, ha recorrido calles céntricas de la capital hasta llegar a la Puerta del Sol, donde los concentrados han realizado una sentada y han leído un manifiesto con los puntos principales del documento que este mismo miércoles hicieron llegar al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

En el texto, que también ha sido distribuido durante la marcha por las calles de la capital, se denuncia que "el sistema político y económico actual es el principal culpable del deterioro de las condiciones de vida de la población".

Tras la lectura de este comunicado en la emblemática plaza madrileña, los 'indignados' han iniciado una marcha para denunciar el desalojo de medio centenar de personas que llevaban acampadas tres días en el Paseo del Prado desde que se celebró la Marcha Popular de Indignados en Madrid, que se ha saldado con cuatro policías y siete jóvenes heridos.

Encabezados por dos pancartas en las que se leía 'Ninguna agresión sin respuesta' y 'No es la crisis es el sistema', los manifestantes han coreado consignas como 'Asesinos a sueldo, abuso de poder', 'Si nos tocan a uno nos tocan a todos' o 'Se limpia con lejía no con Policía'.

Escoltados por dos furgones de la Policía Nacional, los 'indignados' han recorrido la calle Alcalá y la Gran Vía, obligando a cortar el tráfico en esta importante arteria madrileña, hasta llegar a las proximidades del Congreso de los Diputados.

BARRERA POLICIAL

En la sede de la Cámara Baja, en la madrileña carrera de San Jerónimo, una veintena de policías custodiaban el emblemático edificio, rodeado por vallas que impedían el paso de los congregados. Los agentes han desviado la marcha a una de las calles aledañas al Congreso, donde sus participantes han permanecido coreando sus consignas con las manos en alto, sin que se hayan registrado incidentes.

Una parte de los concentrados en las proximidades del Congreso han indicado que su intención es volver esta noche al Paseo del Prado para seguir con la acampada que tienen intención de mantener hasta el próximo domingo.