Nervios e ilusión entre los jóvenes que hoy se embarcan Rumbo al Sur

madridrumbosur_470
madridrumbosur_470

Los nervios y la ilusión son las sensaciones predominantes entre el centenar de jóvenes que hoy comienzan la expedición Madrid Rumbo al Sur, que en su octava edición les llevará hasta Marruecos para conocer los proyectos de cooperación que se desarrollan en el país, todo un "reto" que consideran que les puede cambiar la vida.

Miriam Rodríguez, de 17 años, tiene pensado dedicarse a la cooperación internacional pero hasta ahora no ha hecho nada parecido, por eso decidió embarcarse en esta aventura y poner a prueba su vocación.

"Quería vivirlo y saber si estoy preparada, salir de mi rutina, enfrentarme a nuevos retos", ha declarado a Efe momentos antes de salir del Estadio Santiago Bernabéu, donde esta mañana se han dado cita los participantes de Madrid Rumbo al Sur, una iniciativa que puso en marcha la Comunidad de Madrid en 2006.

Como ella, otros 107 jóvenes de 16 y 17 años comenzarán hoy un viaje que en su primera jornada les llevará a recorrer la primera etapa del Camino de Santiago de Madrid con los seleccionados en pasadas ediciones.

Según ha explicado a Efe el aventurero y presidente de la Fundación Madrid Rumbo al Sur, Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo, caminarán desde Cercedilla hasta el Alto de la Fuenfría, desde donde se dirigirán a Segovia pasando antes por las localidades de Valsaín y La Granja.

Mañana viajarán por carretera hasta Algeciras, cruzarán el estrecho de Gibraltar hasta Ceuta en barco y una vez allí iniciarán la aventura en Marruecos, donde visitarán ciudades como Tánger y Alhucemas.

Otro de los participantes, Álvaro Palazón, de 17 años, ha declarado estar "un poco nervioso" porque nunca ha estado en un país árabe, pero según ha reconocido tiene "muchas ganas" de iniciar el viaje.

"Tengo miedo a cambiar demasiado, pero sé que me va a influir para bien", ha señalado.

En Marruecos les esperan unos días de convivencia con los nómadas del Atlas en un proyecto para el abastecimiento de agua en Tattiouine, realizado por los voluntarios de Canal de Isabel II Gestión, y que ha consistido en la renovación de las conducciones de distribución desde un manantial, la construcción de un depósito de almacenamiento y la canalización del agua hasta varias fuentes.

Los aventureros tendrán, entre otras muchas actividades, un encuentro con los cooperantes españoles en la embajada de Rabat, que les informarán y enseñarán el trabajo que desarrollan, o una visita al hospital Español en Tetuán.

Los jóvenes también transportarán el material cedido por la Fundación Real Madrid para las escuelas deportivas que la Fundación tiene en Marruecos.