El Museo de Historia de la ciudad de Madrid se convierte en un museo de "última generación"

ruizgalla2_2010719V0.wmv

El Museo de Historia de la ciudad de Madrid, que recoge los cinco siglos desde que Madrid era villa y hasta la actualidad, se convierte en un museo de "última generación" tras unas obras de renovación y modernización que han costado 18 millones de euros. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, lo ha visitado este lunes.

El Museo ubicado en el antiguo Hospicio del Ave María y San Fernando, que se encuentra en la calle Fuencarral, engloba varios edificios alrededor del Patio de la Fama, de espaldas al mercado.

Con la visita del alcalde concluye la tercera y última fase de las obras de renovación del museo, que ha visto ampliada su superficie total en un 35% pasando de 4.566 a 6.129 metros cuadrados, mientras que su superficie expositiva ha aumentado de 2.269 a 3.051 metros cuadrados.

El incremento en superficie permite "crear nuevas formas de mostrar los fondos y, con ellas, de contemplar la evolución de Marid en los últimos cinco siglos, desde aquella pequeña villa poblada de conventos e iglesias, pasando por ser el centro de un gran imperio, hasta llegar a ser la metrópoli moderna y cosmopolita del siglo XXI", dijo Gallardón.

Se han construido un área específica de acogida, una sala de exposiciones temporales, talleres didácticos, librería, cafetería y almacenes especializados por colecciones, que presentan "unas instalaciones y unas prestaciones técnicas capaces de albergar colecciones de acuerdo a los estándares más exigentes.

Las obras se enmarcan dentro del Plan Director, firmado por el arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade y concebido en tres fases, que partía del mantenimiento de la estructura original del edificio planteaba la opción de habilitar el patio como espacio interior y construir una nueva planta en el sótano.

En este espacio renovado los madrileños podrán disfrutar mejor de los fondos que incluyen cerca de 40.000 objetos entre estampas, pintura, dibujos, porcelana, monedas, medallas, fotografías... con un único punto de referencia: Madrid.

COLECCIONES EXCEPCIONALES

El museo presenta "colecciones que atesoran piezas tan excepcionales como La Virgen y el Niño, de Pedro Berruguete, y La Alegoría de Madrid, de Francisco de Goya, o la maqueta Modelo de Madrid, de León Gil de Palacio", reveló Gallardón.

Junto a ellas, cientos de objetos cotidianos de diversas épocas ilustran y evocan la vida cotidiana", gracias a aportaciones del Museo del Prado, el Arqueológico Nacional, la Biblioteca Nacional o la Real Academia de San Fernando, convierten la muestra en "una colección imprescindible para el conocimiento de Madrid".

Con una pieza estrella de la colección, la Capilla con la maqueta de 1830, y una selección cartográfica y planimétrica de las colecciones municipales, según el alcalde, el discurso expositivo se articula en cuatro grandes apartados.

El primero: Villa, Corte y capital de los dos mundos (de 1561 al siglo XVIII), que muestra la ciudad del Antiguo Régimen y el Madrid de los Austrias; el segundo, Madrid como centro ilustrado del poder (el siglo XVIII hasta la Guerra de Independencia), donde se expone la nueva dinastía de los Borbones, los cambios en el modo de gobierno y la conversión de la ciudad en un escenario cortesano, mediante grandes operaciones urbanísticas.

El tercer apartado se centra en el sueño de una ciudad nueva (del siglo XIX hasta la primera Guerra Mundial), que explica los cambios que introduce la Revolución Industrial y cómo la ciudad refuerza su perfil urbano; y el cuarto apartado, en la Metrópoli de multitudes (el siglo XX, hasta nuestros días), acerca de un periodo convulso que da lugar al Madrid que hoy conocemos.