Muere un piloto al estrellarse un F18 en la base aérea de Torrejón

Muere un piloto al estrellarse un F18 en la base aérea de Torrejón

El teniente del Ejército del Aire Fernando Pérez Serrano, de 26 años, ha muerto hoy al estrellarse el F-18 que pilotaba en la base aérea de Torrejón (Madrid) debido a una pérdida de potencia del aparato cuando realizaba la maniobra de despegue.

Nacido en Murcia, hijo de militar, número uno de su promoción y en posesión de la Cruz del Mérito Aeronáutico, el teniente fallecido pertenecía a la 65 promoción del Ejército del Aire, tenía 26 años y era soltero.

Se trata del segundo accidente mortal de un avión militar en menos de una semana, después de que un Eurofighter se estrellara en la base de Los Llanos (Albacete) el pasado día 12, cuando regresaba de participar en el desfile de la Fiesta Nacional. Murió el capitán del Ejército del Aire Borja Aybar, de 34 años.

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que hoy visitaba los cuarteles en Cataluña que alojan a agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil, ha anunciado que va a pedir su comparecencia en el Congreso para dar las explicaciones pertinentes sobre estos dos accidentes. Una coincidencia "muy dolorosa", ha admitido.

COSPEDAL SE REUNE CON LOS FAMILIARES

Ya por la tarde, Cospedal se ha reunido con los familiares del teniente fallecido para trasladarles personalmente sus condolencias y mostrar su apoyo. Lo ha hecho nada más aterrizar en la base aérea de Torrejón, sobre las 17 horas, al regresar de su visita a los cuarteles de Cataluña.

Acompañada por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Fernando Alejandre, y del jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general Javier Salto, la ministra ha conversado con los padres de la víctima, a quienes ha transmitido el pesar el nombre también del Gobierno.

Su padre es coronel del Ejército del Aire en la reserva.

Ya ha quedado instalada la capilla ardiente y se prevé que el funeral se oficie este jueves, en la más estricta intimidad, en esta base, donde ondean banderas a media asta.

Poco después del suceso, tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, han trasladado a través de Twitter sus condolencias a la familia del piloto fallecido y al Ejército del Aire.

También la ministra de Defensa y el del Interior, Juan Ignacio Zoido, han empleado esta misma red social para expresar su pesar, mientras que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, iniciaba la rueda de prensa semanal del Consejo de Gobierno dando el pésame a los allegados del militar.

ACCIDENTE

Se da la circunstancia de que De Cospedal había partido de la base de Torrejón pocos minutos antes del accidente del F-18, ocurrido sobre las once de la mañana, cuando el aparato se encontraba al final de la pista de despegue y no ha podido elevarse, precipitándose al suelo junto a la valla del recinto.

Al parecer, el teniente no ha podido eyectarse antes de que cayese el aparato, según un comunicado del Ministerio de Defensa, que añade que no hay ninguna otra víctima como consecuencia del accidente.

La Comisión para la investigación técnica de accidentes de aeronaves militares, dependiente del Ejército del Aire, ha acudido al lugar de los hechos para recabar toda la información sobre las causas del siniestro.

F-18, AVION DE COMBATE

El F-18 es el avión de combate más importante del Ejército del Aire después del Eurofighter y tiene sus principales bases en Torrejón de Ardoz y Zaragoza.

Los primeros 72 aparatos de este modelo, fabricado en Estados Unidos por McDonnell Douglas, fueron adquiridos por el Gobierno español en mayo de 1983. Los primeros aviones llegaron a la Base de Zaragoza en julio de 1986 para incorporarse al Ala 15 y posteriormente al Ala 12, única ala a la que pertenecen actualmente.

Este avión de combate combina capacidades de caza y ataque y es capaz de cumplimentar tanto misiones aire-aire como aire-superficie con gran eficacia y alto nivel de disponibilidad, alcanza los 1915 kilómetros por hora y puede volar hasta los 11.000 metros, según afirma el Ejército del Aire en su página web.

Los F-18 han participado en misiones internacionales, la más reciente en Estonia, en la misión de vigilancia del espacio aéreo de la OTAN en el Báltico.

Fueron los aviones que España desplazó a la guerra de los Balcanes y entró en combate en Libia y en la operación Tormenta del Desierto contra Irak.