Metro muestra la Nave de Motores para celebrar la Semana de la Arquitectura

NAVE_MOTORES_METRO
NAVE_MOTORES_METRO |Archivo

Metro de Madrid participa en la Semana de la Arquitectura abriendo las puertas de la Nave de Motores, muestra de la arquitectura industrial de principios de siglo XX, ha informado el suburbano.

Así, la Nave de Motores pasa a ser una de las 30 visitas guiadas que el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) ha preparado para conocer los edificios y lugares más singulares de Madrid. La visita tendrá lugar esta tarde a las 17 horas, aunque el aforo ya está completo. Las visitas son realizas por estudiantes y guías del COAM con las que intentan dar a conocer los tesoros arquitectónicos de la capital.

La Nave de motores ha sido declarada recientemente Bien de Interés Cultural por la Comunidad de Madrid, otorgándole así la máxima protección que contempla la legislación sobre patrimonio histórico.

La nave, completamente restaurada, se ha convertido desde su restauración en marzo de 2008 en uno de los lugares más emblemáticos de la Comunidad para conocer una parte esencial del patrimonio industrial de la región madrileña, ya que se encuentra prácticamente tal cual se construyó.

La Nave de Motores es una máquina del tiempo, a través de la cual los visitantes pueden viajar por la historia de Metro desde las primeras décadas del siglo XX, pasando por los momentos en los que Metro fue testigo directo de la Guerra Civil, hasta la etapa actual, caracterizada por la expansión del suburbano más allá de los límites del municipio de Madrid.

Se construyó en 1923 con el fin de solventar las posibles insuficiencias de suministro eléctrico y prestar un mejor servicio a la red de Metro. Se trata de una central que podía transformar la corriente eléctrica suministrada por las compañías, y generar su propia energía, mediante la utilización de tres motores Diesel, de 1.500c.v. cada uno, adquiridos en Alemania.

También llegó a proporcionar energía al resto de las subestaciones de Metro, a la misma ciudad de Madrid y, en 1925, a las compañías eléctricas. Además, durante la Guerra Civil, suministró electricidad para el uso de la población de Madrid. Se puede visitar de forma gratuita todos los fines de semana (incluido viernes) de 10 a 14 horas.