Metro de Madrid quiere hacer las Américas

Vagones de metro de Madrid
Vagones de metro de Madrid. |Telemadrid

Además de asesorar en el megacontrato de 3.900 millones de euros de la nueva línea 2 del metro de Lima (Perú), Metro de Madrid estudia nuevas colaboraciones en Puerto Rico y Panamá tras haber acometido otras en Quito y Santo Domingo, una nueva vía de ingresos millonaria que analiza el consejero delegado de Metro de Madrid, Ignacio González Velayos.

De la mano de un consorcio liderado por FCC y ACS, así como empresas italianas y una peruana, Metro de Madrid aportará asistencia técnica a este grupo de empresas durante la construcción y desarrollo de la obra, una asistencia por un plazo de diez años que le reportará un montante de 20 millones de euros.

El mercado latinoamericano es "fundamentalmente" el objetivo de Metro de Madrid en sus internacionalización como consultor, explica González Velayos, una vía de negocio que reportó al suburbano más de veinte millones de euros el pasado ejercicio y que en 2014, según sus previsiones, supondrá ingresos similares.

Estos trabajos de asesoramiento son un refuerzo para la cuenta de resultados y permiten iniciativas como la congelación de las tarifas en Madrid de este año, recalca el directivo, con la única condición de que sean compatibles con la actividad diaria de una compañía "con músculo suficiente" para desarrollar este tipo de proyectos.

En el caso de la nueva línea 2 de Lima, cuyos conductores también formará, Metro de Madrid no tendrá que desplazar a un gran número de personas, ya que el grueso de la revisión de los proyectos podrá acometerse desde España.

En América, Metro de Madrid ya ha trabajado en Salvador de Bahía, Buenos Aires y Santiago de Chile -donde realizó asesoramiento en protección civil-, mercados menos maduros en el sector ferroviario bajo tierra y que son, explica el consejero delegado, lo que "más se están moviendo".

Más allá de América, Metro va a presentar una oferta para participar en un proyecto en Tel Aviv (Israel) dentro de un consorcio en el que figuran además empresas como Isolux e Indra; y está pendiente de entrar en otros en Singapur, Doha (Catar) Portugal y Reino Unido.

El asesoramiento internacional se ha convertido en los últimos tiempos en fuente de ingresos comerciales, junto con los patrocinios -el pasado año se renombró la Línea 2 Vodafone y en 2015 podría cerrarse algún patrocinio más-, la apertura de nuevos espacios comerciales y el rodaje de películas y series en algunas.

La claqueta ha sonado "recientemente" en las cocheras de Loranca y "próximamente" lo hará en de Cuatro Vientos, explica González Velayos, que por ejemplo expone que en un depósito de Metro de Madrid se rodaron escenas de la conocida serie "La que se avecina".

Otra vía ha sido la venta de coches sobrantes y en desuso a Buenos Aires -coches de entre 20 y 25 años vendidos por un total de 32 millones de euros-, que no tendrá réplica "en los próximos seis o siete años".

La merma de ingresos que ha provocado en el servicio una bajada de los usuarios de entre el 17 y el 18 % se compensará además con los 120 millones de ingresos previstos con el desarrollo de infraestructuras, zonas verdes y equipamientos en seis instalaciones en Cuatro Caminos, Plaza de Castilla, Ventas y Pacífico.

La zona de Cuatro Caminos enajenada, que será licitada tras el verano, aportará a las cuentas de la empresa unos 40 millones ya en este 2014 a través del desarrollo de oficinas y comercios, aduce el consejero delegado de Metro de Madrid. González Velayos explica que durante este año saldrán además a subasta otras tres parcelas, dos de ellas subestaciones en Carabanchel y la calle Castelló.

Todas las ventas se dirigen a monetizar instalaciones en desuso que servirán para mantener un servicio que ha comenzado a percibir un incremento de usuarios en los fines de semana "porque se está mejorando el consumo y el ocio" pero que sigue lejos de recuperar las cifras de antes de la crisis.

"No estamos en la caída libre como hace unos meses. Empezaremos a notar (un incremento notable de pasajeros) cuando se siga recuperando la economía y el empleo", apunta González Velayos, que considera que el suburbano será "casi" el último en notar la mejoría frente a otros métodos de transporte público y privado.