Metro de Madrid contempla retirar el amianto en 53 estaciones del suburbano

El plan de retirada del amianto de Metro de Madrid se llevará a cabo en 53 de las 301 estaciones del suburbano en ocho años. La empresa ha aportado estos datos a los sindicatos en la comisión de seguimiento de la estrategia de acción para la gestión del amianto, que se creó el pasado mes de marzo.

Fuentes de la compañía ha señalado a Efe que "no hay una presencia masiva de amianto" en las estaciones de Metro de Madrid, sino que en la mayoría de los casos este material se encuentra en cuartos técnicos "cerrados" a los que no tienen acceso ni los trabajadores del suburbano ni los usuarios de la red.

VEINTE ESTACIONES ENTRE 2018-2021

Entre 2018 y 2021, se actuará en las veinte estaciones de Manuel Becerra, Príncipe de Vergara, Alfonso XII, Diego de León, Gran Vía, Pavones, Sainz de Baranda, Avenida de América, Alonso Martínez, Metropolitano, Ciudad Universitaria, Duque de Pastrana, Cuzco, Santiago Bernabéu, O'Donnell, Bilbao, Tribunal, Guzmán El Bueno, García Noblejas y Nuevos Ministerios.

A continuación, de 2021 a 2023, el plan se aplicará en las ocho estaciones de Esperanza, Arturo Soria, Prosperidad, Artilleros, Estrella, Ibiza, Núñez de Balboa y Cruz del Rayo.

Este material tóxico también se eliminará de otras veinticinco estaciones -seis estaciones completas y solo los cuartos de otras diecinueve- entre 2023 y 2025.

En concreto, en esta última fase, el plan se ejecutará en las seis estaciones de Concha Espina, Pío XII, Ventilla, Barrio del Pilar, Herrera Oria y Conde de Casal.

Además, se removerá el amianto de los cuartos de otras diecinueve estaciones: Canillejas, Plaza de España, Portazgo, Sevilla, Embajadores, Avenida de la Paz, Campamento, Las Musas, Fuencarral, Plaza de Castilla, Torre Arias, Tirso de Molina, Buenos Aires, Noviciado, Sol, Pirámides, Pacífico, Vinateros y Begoña.

Metro de Madrid anunció el pasado mes marzo la inversión de 140 millones de euros para la retirada del amianto en toda la red, tanto en el material móvil como en estaciones y otras instalaciones, después de conocerse el caso del primer trabajador enfermo de un tipo de cáncer vinculado a la exposición a este material tóxico.

La empresa desarrolla desde hace varios meses un plan de formación e información de los trabajadores como refuerzo de las actuaciones de eliminación del amianto.

En los últimos meses, ochocientos trabajadores del suburbano -de mantenimiento y de las áreas técnicas- han participado en sesiones formativas, y se han distribuido 7.000 dípticos para informar a los empleados sobre las normas de seguridad cuando encuentren elementos con amianto.

Los sindicatos han presentado a la dirección una propuesta para ampliar el plan de la compañía, con charlas informativas sobre los riesgos de este material, así como un programa de formación preventiva de los trabajadores, algo que la empresa se ha comprometido a estudiar.

El amianto está en el 10 por ciento de un componente eléctrico denominado "apagachispas", que tiene un tamaño similar al de "una caja de zapatos", y en los suplementos de contractores, lo que supone una "ínfima" parte de los trenes.

Antes de la entrada en vigor en 2002 de la prohibición de la producción, comercialización e instalación de productos fabricados con amianto en España, Metro de Madrid puso en marcha acciones para identificar dónde podía encontrarse este material y evitar el contacto con él.