Mejora la percepción de los madrileños sobre la evolución de la económica

Mejora la percepción de los madrileños sobre la evolución de la económica

Aumentan las expectativas de los madrileños en la mejoría de su situación económica, según el avance del nuevo del Barómetro de Consumo de la Ciudad de Madrid hecho público este lunes por el Ayuntamiento de la capital.

El Consistorio ha explicado en un comunicado que el Indice de la Confianza del Consumidor Madrileño, resultado de los indicadores de coyuntura, expectativas y el del momento para realizar grandes compras, correspondiente al primer cuatrimestre del 2012 se ha situado en 27,8 puntos, los mismos que el cuatrimestre anterior y apenas nueve décimas menos que hace un año.

La confianza del consumidor madrileño se encuentra en una situación de relativa estabilidad, en la que, si bien ya no se está en los mínimos de 2008 y 2009, es pronto aún para aventurar indicios de recuperación.

"Este es un dato que, se viene manteniendo en los mismos niveles durante el último año", ha afirmado el delegado de Economía, Empleo y Participación Ciudadana, Pedro Calvo, quien ha indicado que lo que más les ha llamado la atención es que "a pesar de la grave crisis económica" actual, "el consumidor madrileño es algo optimista respecto del futuro más inmediato".

Así, aumentan los ciudadanos que esperan que la situación, tanto la familiar como la del país -medida por el Indice de Expectativas-, mejore en los próximos cuatro meses.

"Lo que se ha incrementado especialmente, hasta en más de un 10 por ciento, es la percepción de que la situación económica familiar va a mejorar (pasa de 31,3 a 36,7 puntos,) respecto del cuatrimestre anterior, retornando a las puntuaciones alcanzadas a lo largo de los últimos cuatro años", ha asegurado el delegado, quien ha señalado que "esta mejora se debe a que un 69,4 por ciento piensa que en el próximo cuatrimestre su situación económica se mantendrá (dieciocho puntos más que la oleada previa), y a que bajan hasta un 28 por ciento (doce puntos menos) los que opinan que va a empeorar".

Respecto a la economía nacional, también mejora algo, con un ligero aumento de 1,1 puntos respecto al cuatrimestre anterior. Un 44,5 por ciento piensa que seguirá igual (siete puntos más que el cuatrimestre anterior), mientras que los que creen que se producirá una mejora suponen el 6,4 por ciento (dos puntos y medio más).

Este Indice de Expectativas indica, según ha explicado Pedro Calvo, que "las perspectivas respecto a la dinámica de los hogares son más estables y menos negativas que las que se tienen respecto a la economía nacional".

INDICE COYUNTURAL

El Indice Coyuntural, es decir, la valoración del momento económico actual comparándolo con el de hace un año, es de 24,4 puntos para la situación familiar de los consumidores madrileños, manteniendo la misma posición que el cuatrimestre anterior.

Para la economía nacional se registra un retroceso de siete décimas, situándose en 14,5 puntos, un nivel muy bajo. "Es decir, los madrileños también realizan una valoración más positiva de la situación económica actual de sus propias familias que de la marcha de la economía en general", ha indicado Calvo.

En términos porcentuales, la valoración que se hace de la economía nacional es negativa, aunque está por encima del mínimo alcanzado a principios del 2009 (4,5 puntos). Un 46,6 por ciento de los hogares considera que su situación económica se mantiene (dos puntos más que en la anterior muestra), mientras que un 52,3 por ciento afirma que ha empeorado, y sólo un 1,0 por ciento afirma haber mejorado. Los dos primeros se mantienen en niveles muy similares a lo largo de los últimos cuatrimestres..

En lo que se refiere a la economía nacional, un 72,2 por ciento dice que la situación ha empeorado, subiendo más de dos puntos respecto a la anterior oleada, lo que afianza una tendencia hacia un aumento de las opiniones negativas a lo largo del año.

Por otro lado, la decisión sobre realizar grandes compras es un reflejo de un estado de ánimo que puede responder a una situación económica familiar objetiva o que puede estar mediatizada por opiniones y factores externos, marcando el comportamiento ante el consumo. Un 46,2 por ciento considera que es un mal momento para ello (siete puntos de incremento.

En resumen, "los datos obtenidos en este Barómetro de Consumo, apuntan tres ideas claras: la primera, la percepción con respecto a la evolución de la economía en el último año se mantiene estable; la segunda, mejoran ligeramente las expectativas a corto plazo, sobre todo las familiares; y tercera, se constata la caída del Indice de Grandes Compras".

"El conjunto de estos datos hacen que el Indice de Confianza del Consumidor Madrileño se mantenga estable en un nivel, todavía, bastante bajo", ha precisado.

Según el delegado de Economía, Empleo y Participación Ciudadana, "si bien es pronto para asegurar que este Indice ya se está recuperando, la estabilidad del mismo demostrada en los últimos tiempos, y este mayor optimismo que han manifestado los madrileños de cara al futuro, al menos debe servir para tener la esperanza de que el consumo pueda ir recuperándose poco a poco, lo que redundará positivamente en el sector empresarial madrileño y en el empleo y, por tanto, en la ciudad en su conjunto".