Mataelpino refuerza la seguridad del boloencierro tras dos accidentes en 2017

Boloencierros en Mataelpino
Mataelpino celebra sus Boloencierros |Archivo

Mataelpino se prepara para celebrar hoy el primer boloencierro de sus fiestas patronales, estrenando medidas de seguridad después de que la última de estas carreras del año pasado dejara graves a dos personas que fueron golpeadas por la bola de 300 kilos ante la que deben correr.

En aquella ocasión, uno de los asistentes se golpeó contra la talanquera tras alcanzarle la bola, lo que le dejó tres costillas rotas; mientras que el segundo tuvo que ser intervenido de urgencia tras golpearse la cabeza en la carrera, lo que le provocó un coágulo por el que tuvo que permanecer varios días en coma inducido.

REFORZAR LA SEGURIDAD

Aquellos incidentes han movido al Consistorio a reforzar este año la seguridad de los boloencierros, ha indicado a Efe el concejal de Festejos, Iván de la Torre, quien ha recordado que se trata de la octava edición de esta tradición de Mataelpino (con 1.700 habitantes y a 55 kilómetros al noreste de la capital).

Los incidentes del pasado año han movido al Consistorio a poner en marcha nuevas seguridad, como el acondicionamiento de nuevas zonas de salida del área para corredores, quienes podrán abandonar el trazado por la parte baja de las talanqueras, y no solamente por arriba, como era habitual.

También se reforzará la presencia de ambulancias y de voluntarios de Protección Civil, al tiempo que se recalcarán por megafonía todas las obligaciones de los corredores, como vestir calzado adecuado y no hacer uso del teléfono móvil mientras participen en el boloencierro.

Además, se va a impedir que el público se suba a las talanqueras en las zonas más peligrosas, que son las que discurren con mayor pendiente, ya que la bola desciende a mayor velocidad y crece el riesgo de que roce las piernas o brazos de quienes estén sentados.

Como es habitual, habrá una carrera el sábado y otra el domingo, ambas a las 11.30 de la mañana; con una modalidad infantil en la que se lanzarán seis bolas más pequeñas y ligeras que serán guiadas por monitores.