Mataelpino expande su "boloencierro"

El boloencierro, una iniciativa que puso en marcha hace siete años la localidad madrileña de Mataelpino, de 1.700 habitantes, en la que los participantes no corren delante de un toro, sino de una gran bola de resina sintética, se expande por otros pueblos de la Comunidad y acaba de estrenarse fuera de la región.

Ha sido el domingo pasado en las fiestas de La Granja (Segovia), que se ha convertido en el primer pueblo no madrileño en incluir en su programación esta versión mucho más barata y menos peligrosa de los tradicionales encierros taurinos.

Mataelpino, a 55 kilómetros al noreste de la capital, celebrará la séptima edición del boloencierro este viernes y sábado, a las once de la mañana, primero el infantil (con bolas más pequeñas y ligeras) y después el de adultos.

En la modalidad infantil se lanzarán seis bolas reducidas para que los más pequeños se sumen a esta fiesta.

Para el encierro de los mayores se ha reforzado la bola con un remate de caucho, aumentando su peso de 100 a 300 kilos, para que la esfera de tres metros de diámetro no se parta por la mitad como ocurrió el año pasado.

Con ese arreglo esperan que la pelota no se rompa y sufra menos desgaste, ya que cada bola se lanza dos o tres veces, según pidan los participantes, por una cuesta abajo de 400 metros de longitud.

SE ESPERA LA PARTICIPACIÓN DE 700 PERSONAS

Por la originalidad del evento, que se desarrolla por el mismo trazado por el que discurre el único encierro taurino programado en las fiestas de la localidad (que este año se celebra la noche del viernes al sábado a las 00.30), cada vez son más los visitantes que acuden a ver el boloencierro, entre ellos turistas de Japón, Estados Unidos, Alemania, Suiza y Francia, según ha destacado hoy a Efe el concejal de Festejos de la localidad, Iván de la Llave.

El Ayuntamiento espera la participación de 700 personas, 300 en la versión para mayores y 400 en la infantil.

Ideado por un grupo de vecinos de Mataelpino, el Consistorio lo incluyó en la programación en 2010 porque no tenía dinero para organizar encierros tradicionales.

Otras localidades madrileñas ya han adoptado el boloencierro como una actividad más de sus fiestas, entre ellas Miraflores y Navacerrada, que ya lo han celebrado este año, o Torrelaguna, Moralrarzal y Cercedilla, que lo harán en las próximas semanas.

EXISTE EL OBJETIVO DE EXPANDIR ESTE PARTICULAR "ENCIERRO"

Para seguir expandiendo el invento por la Comunidad de Madrid, y especialmente con el fin de llevarla por todo el territorio nacional, se ha creado en Matalpino una asociación de vecinos que se encarga de dar a conocer este evento.

Esta entidad es la que se ocupa de arreglar las bolas y llevarlas a los municipios que solicitan incluir el boloencierro en la programación de sus fiestas.

De la Llave ha indicado que el objetivo del Ayuntamiento de Mataelpino-El Boalo-Cerceda es "seguir moviendo" la iniciativa.

La técnica se ha ido puliendo en los últimos años y ahora se utiliza una bola de espuma de resinas sintéticas (poliestireno y poliespan), mientras que la primera era de hierro y estaba forrada con espuma.

Aunque Mataelpino no cobra a las localidades a las que presta las bolas, el Ayuntamiento, que ha registrado la marca "Boloencierro de Mataelpino", estudia pedir una aportación económica a los consistorios interesados que permita sufragar el transporte de las bolas y el arreglo de los posibles desperfectos.