La 'Marea Blanca' vuelve a las calles contra la externalización

La concentración contra el proceso de externalización sanitaria, conocida como 'Marea blanca', ha alcanzado la Puerta de Alcalá, donde algunos de sus ingregantes han manifestado que "lo que está en juego es la salud de toda una nación", según el comunicado leído al final del acto.

En él se ha asegurado además que los hospitales "están siendo despojados, desangrados y maniatados" y que "huele a cambio de modelo en toda regla, por ideología y por negocio". Además, han apuntado que tras el proceso de externalización "están aseguradoras y bancos", por lo que "en unos años, lo público será un servicio de beneficencia".

La cabecera de la marcha, que ha partido a las 12 horas de la Puerta del Sol, alcanzaba su destino a las 13.15 horas. A lo largo del recorrido se han escuchado cánticos como el habitual "sanidad pública, no se vende, se defiende", otros contra la reforma laboral, contra el Gobierno nacional, regional y municipal y contra las entidades bancarias. Además, se han lanzado al aire varios montones de papeletas de las empleadas en la 'Consulta por la Sanidad Pública'.

A continuación, ha tomado la palabra el Doctor Millet, uno de los profesionales que han sido jubilados pese a su intención de continuar en su labor profesional. Millet ha llamado a la ciudadanía "para que se unan a esta defensa de la sanidad pública". Además, ha querido huir de vinculaciones políticas, asegurando que "esta lucha no es de derecha o de izquierda, es de todos los ciudadanos españoles".

Más adelante, se ha pedido un minuto de silencio en reconocimiento "a los que se están dejando la vida en los hospitales de gestión privada" y "por el final de la asistencia sanitaria universal". Durante ese tiempo, los manifestantes han agitado las manos en alto, una tradición adquirida tras los acontecimientos del movimiento 15-M.

Tras la lectura del manifiesto oficial, se ha anunciado que este miércoles a las 11 horas se entregarán las firmas de protestas de ciudadanos que han sido derivados a centros privados o concertados, lo que tendrá lugar en la sede de la Consejería de Sanidad madrileña.

Los asistentes se han ido marchando paulatinamente, tras una mañana de calor intenso, hasta quedar vacía la glorieta de la Puerta de Alcalá sobre las 14.20 horas, cuando se ha procedido a las labores de limpieza y se ha restaurado el tráfico.

LASQUETTY: EL VERDADERO PERJUICIO PARA LA SANIDAD SERIA NO HACER NADA

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha declarado este domingo sobre la oposición a la externalización sanitaria que "el perjuicio sería no hacer nada", y se ha mostrado convencido de que las medidas que está tomando su departamento son las necesarias.

En el acto de presentación del Plan de Alerta y Prevención de los efectos del calor sobre la salud, Lasquetty ha valorado el recurso que Izquierda Unida va a presentar ante el Tribunal Administrativo de Contratación Pública por el proceso de externalización sanitaria, apuntando que el partido político está en su derecho, ya que "es algo que la legislación ofrece como posibilidad a cualquiera que se sienta perjudicado". Sin embargo, ha añadido que "IU no valora el perjuicio" que sería "no hacer nada".

En relación a la 'Marea Blanca', el consejero ha cuestionado el propio nombre del movimiento. "Vamos a ver cuántas personas van, las mareas tienen que tener un determinado tamaño", ha apuntado. Además, asegura que los convocantes "ya no están pensando mucho en la Sanidad", y lo que llevan a cabo "es una pura estrategia de confrontación al gobierno de la Comunidad".

Lasquetty ha recordado que las más de 900.000 firmas recogidas en la 'Consulta por la Sanidad Pública' se obtuvieron "sin ningún control", y asegura que conoce el caso de personas "que fueron no a uno, sino a veinte sitios a dejar su firma", por lo que no puede hacerse de ello "un soporte de legitimidad democrática".

Por último, el responsable de Sanidad ha reiterado que con el proceso de externalización las plantillas de los centros hospitalarios no se verán alteradas, y que se implementarán los apropiados sistemas de garantía y de revisión de calidad.