Madrid venera a su Señora en el día de la Almudena

misa_plazamayor_2010119V0.wmv

Madrid celebra este martes la fiesta de su Patrona, Santa María la Real de la Almudena, en un día con distintos actos litúrgicos que han comenzado en la Plaza Mayor con la Eucaristía a las 11 en punto de la mañana, presidida por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela.

Rouco ha estado acompañado por los obispos Auxiliares de Madrid César Franco, Fidel Herráez y Juan Antonio Martínez Camino, el nuncio de Su Santidad en España, Renzo Fratini, los obispos de Getafe y Alcalá de Henares, Joaquín M. L. de Andújar y Juan Antonio Reig Plá, el vicario general y los vicarios episcopales de la Diócesis, Deán y miembros del Cabildo Catedral, además de numerosos sacerdotes.

Antes de la ceremonia la imagen de la Virgen ha sido trasladada en procesión desde la catedral hasta la Plaza Mayor para la celebración de la Misa. Este año, la imagen de la Virgen ha portado el Bastón de Mando del alcalde de Madrid, que le fuera regalado a la Patrona de la ciudad por el que fuera alcalde de la Villa, Alberto Alcocer.

Entre las autoridades que asisten a la celebración eucarística destaca la presencia del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, acompañado por miembros de la Corporación municipal, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Durante la Eucaristía, el alcalde ha renovado, como cada año, el Voto de la Villa, y ha realizado la tradicional ofrenda floral.

CAMBIO DE RUTA EN LA PROCESION

Una vez finalizada la celebración, los fieles verán a la patrona desfilar en procesión por las calles de Madrid. Este año, debido a las obras en la calle Arenal, el recorrido se verá alterado, siendo el siguiente: saldrá de la Plaza Mayor por la calle de la Sal para continuar por Postas, Esparteros, Mayor, Puerta del Sol, Arenal, Travesía de Arenal, Mayor, Bailén y llegada a la Plaza de la Almudena para entrar en la Catedral.

En la procesión desfilarán miembros del Cuerpo de Policía Municipal, grupos madrileños y casas regionales, caballeros de Ordenes Militares, miembros de Vida consagrada, seminaristas, sacerdotes, la corporación municipal, las autoridades civiles asistentes, la banda municipal, entre otros.

Al finalizar la procesión, antes de introducir la Virgen en el templo, se cantará la Salve en la plaza de la Almudena.