Las calles del centro de Madrid se remodelarán en septiembre para primar el transporte público

Importantes cambios en las calles que rodean el centro de la capital. El Ayuntamiento de Madrid convertirá dos carriles de los bulevares, las rondas y el Prado en vía exclusiva de autobuses y en carril para ciclistas. En estos últimos también podrán circular coches, pero a 30 km por hora, como máximo. Se hará a la vuelta del verano. Se pondrán también nuevos semáforos para los ciclistas y un paso de cebra para peatones en Bailén, en las inmediaciones de la Plaza de España.

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que a partir de septiembre se activará un plan de reforma de la circulación en el centro de la capital, por el que, en varias calles del centro se incluirá un carril bus donde no lo haya y un segundo carril de uso preferente por bicicletas y por el que podrán circular los coches pero a 30 kilómetros por hora.

Un proyecto que estaba en el programa electoral del PP y que afecta a los bulevares, paseo de Recoletos, Paseo del Prado y las rondas, además de a Gran Via, Bailen, Ferraz y marqués de Urquijo.

Se trata de la reforma de la denominada M-10, una circuvalación interna que discurre en leno centro de Madrid.

Se trata de la reforma de un tramo de unos 11 kilómetros de longuitud que figuraba en el programa electoral con el que el PP concurrió a las últimas elecciones.

Desde el Ayuntamiento aseguran que el coste será de 493.000 euros, las reformas se realizarán en un mes y podrían comenzar en Sptiembre.

Los objetivos de la operación son reducir el tráfico, la contaminación y fomentar el transporte público en el centro de la ciudad.