Madrid recuerda a Rodríguez Sahagún en el 20 aniversario de su muerte

Gallardón y Lissavetzky homenajean a Rodríguez Sahagún en el 20 aniversario de su muerte

El Ayuntamiento de Madrid ha conmemorado hoy la figura de Agustín Rodríguez Sahagún con un acto que ha puesto de relieve el mandato "breve pero decisivo" del tercer alcalde democrático de la ciudad, cuya "eficaz" labor al frente del consistorio inauguró una nueva etapa en la historia de la capital.

Con estas palabras ha recordado el actual alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, a Rodríguez Sahagún, en un evento que ha conmemorado los veinte años de su muerte y que ha congregado en el Ayuntamiento de la capital a familiares, concejales de distintas legislaturas y otras personalidades como la presidenta regional, Esperanza Aguirre.

Nacido en Avila en 1932, Rodríguez Sahagún cursó estudios de Derecho en la Universidad de Deusto en Bilbao, y llegó a doctorarse en Económicas y Derecho. Su carrera política comenzó en febrero de 1978, cuando entró en el Gobierno de Adolfo Suárez como ministro de Industria y Energía. En el siguiente gobierno de Suárez se hizo cargo de Defensa, cargo que ocupaba durante el intento de Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, cuando también fue elegido presidente de la UCD, , partido que abandonaría al año siguiente para acompañar a Suárez en la creación del Centro Democrático y Social (CDS).

En las elecciones municipales de 1987 se presentó como candidato a la Alcaldía de Madrid por dicha formación y, aunque consiguió unos buenos resultados, quedó como tercera fuerza política tras el PSOE y Alianza Popular (AP). Su mandato como regidor se prolongó desde 1989 hasta 1991, tras prosperar una moción de censura contra Juan Barranco, promovida por la oposición formada por CDS -partido al que pertenecía- y el PP.

Rodríguez Sahagún fue promotor de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME).

EL "ALCALDE DE LOS TRES TURNOS"

Este político lleno de "energía y profesionalidad", es conocido como el 'alcalde de los tres turnos' ya que obligó a que se trabajara en las obras de la ciudad 24 horas del día, para cumplir los plazos de finalización establecidos y causar así el menor daño posible a los madrileños, ha señalado Gallardón.

Todos los intervinientes han señalado cómo Rodríguez Sahagún "se dejó la salud" en su trabajo como alcalde, ya que falleció poco meses después de terminar la legislatura, mientras que su "tenacidad" al frente del ayuntamiento sentó las bases de lo que a partir de su mandato fue Madrid, ha resaltado José María Alvarez del Manzano, que le precedió en el cargo.

Sentía la necesidad de escuchar a los vecinos, porque "los informes son fríos", y su objetivo era dar a conocer Madrid, porque es una ciudad "única", además de la "más hospitalaria y más abierta del mundo", según explicaba él mismo en una antigua entrevista que ha servido de introducción al acto.

Su obra más destacable y de la que más orgullosa se sentía es el Parque Juan Carlos I, porque conllevaba "la integración del arte en la naturaleza, y la naturaleza en la ciudad", según afirmaba este político y amante del arte.

Camilo José Cela se refería a él como "el mejor alcalde de Madrid en un siglo", mientras que la presidenta regional Esperanza Aguirre, que fue concejala del ayuntamiento de Madrid bajo su mandato, le ha recordado ha recordado hoy por su talante "conciliador", su labor como "gestor experimentado", con la que inició una "auténtica revolución" en el consistorio madrileño.

La presidenta regional también ha mencionado hoy como cada día recuerda el consejo que Rodríguez Sahagún le ofreció cuando ella trabajaba al frente del área de medioambiente en el Ayuntamiento: "Todo se puede y se debe delegar menos la supervisión".

Agustín Rodríguez Sahagún falleció en París el 13 de octubre de 1991. El 19 de enero de 1995 se inauguró en Madrid un monumento dedicado a su memoria en el parque que también lleva su nombre. A él se atribuye la cita: 'En esta vida hay que ser solución, no problema'.