Madrid tendrá "playa" el próximo mes de abril

70manzanares_20101014V0.wmv

Madrid tendrá su propia playa el próximo mes de abril. Las obras, junto al río Manzanares, comenzarán en noviembre y dejarán la zona acondicionada para su uso como playa urbana. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid aprobó este jueves el contrato de obras por importe de 2.623.321 euros para ejecutar la playa de Madrid Río, que comenzará a construirse el próximo mes de noviembre en el nuevo Parque de Arganzuela y que será una realidad en abril de 2011, según informó en rueda de prensa el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón.

Esta playa urbana donde tomar el sol, jugar con el agua, mirar el río y evocar el mar, según Gallardón, ocupará una superficie de 11.930 metros cuadrados (m2) a orillas del río, entre el puente monumental diseñado por Dominique Perrault (en construcción) y una nueva pasarela peatonal situada a la altura de la calle de las Navas que facilita la accesibilidad a los más de 400.000 vecinos que residen en los distritos de Arganzuela y de Carabanchel.

Gallardón explicó que la playa tiene un frente que contacta con el río Manzanares de 270 metros lineales y estará formada por tres elementos principales: los recintos acuáticos, donde se podrá disfrutar de diferentes juegos de agua; el área seca de borde, y la pradera perimetral arbolada, configuradas ambas como zonas de descanso y esparcimiento.

Los tres recintos acuáticos tendrán forma de elipse y tendrán una ligera depresión de tres centímetros para producir una lámina de agua en toda su superficie. Cada uno de los recintos acuáticos, dotados de suelo de basalto semipulido para evitar deslizamientos, tendrá una superficie de 1.800 m2, con lo que en total habrá 5.400 m2 para juegos de agua (nube de agua pulverizada y chorros verticales, entre otros).

Gallardón explicó que los recintos acuáticos están pensados para que los ciudadanos de todas las edades puedan disfrutar del agua, introducéndose bajo los chorros o la nube, o tenderse y mojarse en la lámina de agua de tres centímetros.

El área seca de borde, de 1.530 m2, y la pradera perimetral, con una superficie de 5.000 metros cuadrados y en la que se plantarán 290 árboles (chopos y ginkos), están pensadas para tomar el sol y como área de descanso y esparcimiento. En ambas áreas, los usuarios podrán disfrutar de sombrillas, tumbonas o sillas para tomar el sol.

Gallardón destacó que se ha prestado una especial atención a la iluminción, con el fin de realzar la belleza de este nuevo espacio urbano también durante la noche, por lo que las fuentes contarán con una iluminación cambiante.

El alcalde recordó que la inminente construcción de esta playa urbana supone el cumplimiento de uno de los compromisos adquiridos con los niños que participaron en el Concurso Infantil y Juvenil Madrid Río celebrado en 2005, que ganó una alumna de tercer curso de Educación Primaria.

Esta niña sugería crear una playa y proponía que para que fuera un lugar más divertido tuviera, según leyó Gallardón textualmente, "un parque pequeño, con columpios y toboganes para los pequeños y distintas actividades como baloncesto, fútbol, tenis y petanca para los más mayores. Esta sería para mí la idea perfecta y la llamaría La playita de Madrid ".