Madrid negociará el Open sin líneas rojas y no descarta un nuevo estadio

Madrid negociará el Open sin líneas rojas y no descarta un nuevo estadio

El Gobierno de Manuela Carmena y los grupos de la oposición han pactado hoy una contraoferta para negociar la continuidad del Open de Tenis, que no se ha detallado, mientras que la propuesta de un nuevo estadio hecha por el promotor no se descarta aunque en sus términos actuales es de "difícil encaje". Así lo ha detallado ante los periodistas el coordinador general de la Alcaldía, Luis Cueto, que no ha querido desvelar el contenido de la oferta municipal pactada hoy junto a PP, PSOE y Ciudadanos en una reunión en el Palacio de Cibeles, que pretende empezar a negociar lo antes posible para llegar a un acuerdo a finales de diciembre, un plazo "razonable" para el alto cargo.

"Madrid no necesita un polideportivo de 8.000 plazas sino tres de 2.000", ha sostenido Cueto quien cree que, aunque esta opción planteada por Ion Tiriac fuese beneficiosa para partidos concretos que despiertan gran interés, "el coste beneficio hay que medirlo con mucho cuidado".

El Consistorio no quiere acometer de forma directa la inversión que supondría un nuevo estadio -en torno a 12 millones de euros sin cubierta retráctil y 25 con este elemento- aunque no pone líneas rojas a la negociación y no se descarta una nueva instalación si la costease un patrocinador privado, por lo que hará "consultas urbanísticas para ver si eso es posible o no".

"Madrid no necesita un polideportivo de 8.000 plazas sino tres de dos mil", ha sostenido Cueto quien cree que, aunque esta opción planteada por Ion Tiriac fuese beneficiosa para partidos concretos que despiertan gran interés, "el coste beneficio hay que medirlo con mucho cuidado".

El Consistorio no quiere acometer de forma directa la inversión que supondría un nuevo estadio -en torno a 12 millones de euros sin cubierta retráctil y 25 con este elemento- aunque no pone líneas rojas a la negociación y no se descarta una nueva instalación si la costease un patrocinador privado, por lo que hará "consultas urbanísticas para ver si eso es posible o no".

UNA FÓRMULA DE CONTINUIDAD, GOBIERNE QUIEN GOBIERNE

En la reunión de hoy los grupos han pactado reglas de máximos y de mínimos para negociar con el objetivo de que la fórmula que se pacte tenga continuidad "gobierne quien gobierne" y este evento importante se quede en la capital, "otros diez años más", con "el máximo consenso".

Respecto a las otras peticiones enviadas por el promotor alguna se ha recibido "mejor" y otra "peor". Así, el Ayuntamiento no descarta "acompañar" el aumento de los premios a los tenistas, asumiendo parte del coste, pero sí la compra de treinta palcos institucionales. Además, el Consistorio espera que el Open crezca, pero que lo haga reportando beneficios a todos los agentes implicados, vecinos de Madrid incluidos.

El Gobierno de Ahora Madrid confía en la continuidad del Open después de 2021, cuando finaliza el actual convenio de gestión, ya que "Madrid sigue siendo la ciudad más atractiva" y, contrariamente a lo que aseguró Tiriac, ciudades como Berlín o Múnich no están interesadas por lo que espera alcanzar un acuerdo antes de que finalice el año.