Madrid investiga la cesión de datos de un hospital público a otro privado

Una familia, intoxicada leve por monóxido de carbono por una mala combustión
Una familia, intoxicada leve por monóxido de carbono por una mala combustión |Telemadrid

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid está recabando información para aclarar la cesión de datos de pacientes del Hospital de Fuenlabrada a una clínica privada de Brunete, han indicado a fuentes del Gobierno regional.

La clínica Los Madroños de Brunete, al parecer, llamaba directamente a los pacientes en lista de espera del Hospital de Fuenlabrada, que, de acuerdo con los protocolos del sistema público sanitario madrileño, es el que debe realizar esas citaciones.

Según las citadas fuentes, esta forma de actuar "no responde a ninguna instrucción" ni de la Consejería de Sanidad ni del Servicio Madrileño de Salud, y achacan este procedimiento a una "decisión unilateral" del Hospital de Fuenlabrada.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid aseguraron a Servimedia que "no es que se esté realizando un proceso de captación de pacientes por parte de la Clínica Los Madroños, sino que se trata de un concurso público que este centro privado ha ganado para ayudar a acortar la lista de espera". De hecho, según las mismas fuentes, este tipo de concurso público se está utilizando en otros hospitales de la región.

Desde la Consejería reconocen que el fallo que se ha producido en este procedimiento es que ha sido la clínica privada la que ha llamado directamente a los pacientes para darles una cita para hacerse una ecografía, "que ha sido el único motivo para el que se han derivado pacientes. Lo normal es que la citación se hace desde el hospital público que corresponda, y este error es el que vamos a investigar".

Por último, las fuentes consultadas negaron que se haya filtrado a la Clínica Los Madroños el historial médico de los pacientes, puesto que de lo único que se ha informado al centro privado es de los motivos por los que se tenía que realizar cada persona la ecografía correspondiente. "De todas formas hemos abierto un expediente informativo para llegar al fondo de esta cuestión y para que se depuren responsabilidades si fuera necesario", concluye la Consejería de Sanidad.

PIDEN RESPONSABILIDADES

El secretario general del PSM, Tomás Gómez, ha señalado que le parece "gravísimo" que se hayan "filtrado datos" de pacientes de un centro sanitario público e incluso ha apuntado que "probablemente haya causa penal".

A juicio de Gómez, el Ejecutivo del PP en la Comunidad de Madrid "está convirtiendo a la sanidad pública en un mero instrumento para que gane mucho dinero la sanidad privada".

Desde IU, el portavoz de la coalición en materia de Sanidad en la Asamblea de Madrid, Rubén Bejarano, ha reclamado al Gobierno autonómico la destitución inmediata del director gerente del Hospital de Fuenlabrada y ha pedido al consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, que aclare si esta situación se ha producido con pacientes de otros centros sanitarios públicos de la región.

En este sentido, Bejarano ha solicitado que Rodríguez comparezca urgentemente en el Parlamento madrileño para explicar "cómo se están produciendo las derivaciones" a clínicas privadas y "la situación actual de las listas de espera".

UPyD, que también pedirá la comparecencia del consejero de Sanidad en la Asamblea, ha anunciado que denunciará este caso ante la Agencia Española de Protección de Datos y la Fiscalía para que "se investigue lo ocurrido y se sancione a quien corresponda".

Por su parte, la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública Madrileña ha asegurado que la Comunidad de Madrid, "como ha tenido que ceder en los planes de privatización directa, opta por infrautilizar los recursos públicos e incrementar la derivación de las pruebas que no se pueden hacer en los centros públicos".

Según esta asociación, deberían dimitir tanto el gerente del Hospital de Fuenlabrada como el propio Consejero de Sanidad por ser "ambos responsables del deterioro, desmantelamiento y privatización de la sanidad pública madrileña".

Finalmente, la Federación de Servicios Públicos de UGT de Madrid ha subrayado que es "inadmisible" que se utilicen los datos confidenciales de los pacientes por parte de una clínica privada "con el consentimiento de un director gerente".