Madrid identifica los terrenos idóneos para ampliar los viñedos de la región

El sector vitivinícola de Madrid dispone de una nueva cartografía que clasifica los terrenos de la Comunidad en cinco categorías, entre "muy desfavorable" y "muy favorable", para la plantación de viñedos destinados a potenciar el modelo de producción del vino con Denominación de Origen Madrid.

Así lo ha explicado hoy el consejero de Medio Ambiente, Borja Sarasola, en un acto en el que ha destacado la imagen del vino de la región, que será protagonista del congreso internacional Madrid Fusión, entre el lunes y el miércoles próximos en Madrid.

Según el estudio, la Comunidad de Madrid cuenta con 21.000 hectáreas de terreno aún sin cultivar que pueden proporcionar una uva de buena calidad, con un aumento potencial de un 251% del suelo dedicado al cultivo de la vid, y crear así nuevos puestos de trabajo en el ámbito rural.

Sarasola ha destacado la utilidad del estudio universitario, elaborado entre 2009 y 2013 por el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) bajo la dirección del investigador Ramón Bienes.

Este trabajo responde a una demanda del sector del vino -ha precisado el consejero-, que ahora podrá localizar los mejores terrenos de la Comunidad para alquilar o adquirir con el propósito de plantar vides.

CAMBIO DE MODELO

En los últimos años, el vino madrileño ha estado inmerso en un cambio radical de modelo, ha dicho Sarasola, en el que la investigación y el desarrollo protagonizan el aprovechamiento del "potencial enorme" que tiene el sector.

Para el consejero, este estudio es una muestra de la "simbiosis perfecta entre investigación y campo", en la que se asienta la labor con la que los empresarios emprendedores y los agricultores y ganaderos de Madrid han conseguido que en Madrid subiera un 71% el empleo en el sector primario, mientras que en el resto de España baja un 10%.

"Madrid es urbana pero también campo, ganadería e industria", ha dicho el consejero al destacar cómo la transformación del sector del vino madrileño ha conseguido que se exporte casi el 50% de la producción, más de un millón de botellas, hasta conseguir que el vino de Madrid sea hoy cada vez más apreciado".

El consejero ha destacado el reto de que el vino de Madrid siga siendo "la punta de lanza del sector para crecer y crear oportunidades y ser ejemplo de transformación y de competitividad".

VARIEDADES DE UVAS

Ramón Bienes ha explicado que el estudio que ha dirigido pone de relieve en qué lugares es factible plantar determinadas variedades de uva, ya sea garnacha, tempranillo o cabernet sauvignon, y cómo se adapta a las limitaciones de suelo o de clima de cada punto geográfico.

Tras destacar que hace varias décadas Madrid tuvo hasta 60.000 hectáreas de viñedos, frente a las 8.000 de hoy, Bienes ha insistido en que la pretensión actual es ampliar o recuperar las viñas "pero de forma ordenada y estructurada, con plantaciones dirigidas y no en cualquier lugar, sino en los lugares idóneos que el estudio señala".

El presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Vinos de Madrid, Juan Bautista Orusco, ha dicho que el estudio supone "una herramienta magnífica para el Consejo Regulador con la cual divulgar entre bodegas y agricultores cuál es el suelo más apropiado para las nuevas plantaciones".

Según datos de la Comunidad, la denominación de origen Vinos de Madrid abarca 275.000 hectáreas en 58 municipios de sus tres subzonas (Arganda, Navalcarnero y San Martín de Valdeiglesias), 8.390 con vides, en las cuales trabajan 2.891 viticultores en 44 bodegas.