Madrid rinde homenaje a los bomberos fallecidos en los Almacenes Arias

El Ayuntamiento de Madrid ha rendido homenaje este lunes a los diez bomberos que murieron en el incendio de los Almacenes Arias el año 1987 en el número 31 de la calle Montera. Al acto, al que ha acudido la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, y el delegado de Seguridad Y Emergencias, Javier Barbero, ha consistido en una ofrenda floral de una corona de laurel y doce ramos de diez rosas rojas, por cada bombero fallecido.

Los diez bomberos perdieron la vida en las labores de extinción del incendio del edificio cuando una parte de la estructura metálica se desplomó y les atrapó hace 29 años.

Tras el homenaje, Barbero ha señalado que "el recuerdo es una necesidad". "Muchos bomberos que estuvieron me han contado que la tragedia les ha obligado a reflexionar para seguir mejorando día a día en su trabajo", y por eso, "conviene recordar para seguir aprendiendo".

Barbero ha insistido en la "excelente labor" del Cuerpo de Bomberos. "Hay un factor humano que no se nos puede escapar y es que los bomberos ponen su vida al servicio de la gente", ha indicado. Asimismo, el responsable municipal de Seguridad ha apuntado que "contra el olvido está el recuerdo pero también está el agradecimiento". "Desde la Corporación quiero expresar mi agradecimiento a todos los bomberos por su trabajo diario y por su entrega", ha dicho.

El suboficial jefe de área en el Ayuntamiento de Madrid, Emeterio García Cervilla, ha señalado que "es un orgullo personal que no se olvide nunca lo bonito que es ser bombero y la tragedia que puede ser el dar la vida por los demás y ejercer la profesión". "El servicio público es lo mejor que puede hacer un ser humano. Es una profesión que no es el dinero lo que te marca, sino lo grande que te hace el poder ejercer tu trabajo y poder dar la vida por los demás", ha dicho.

Por su parte, un bombero que estuvo presente en el incendio, Angel Sánchez, más conocido entre sus compañeros como Toti, ha indicado que "nunca olvidará ese fatídico día", a la vez que le ha "sorprendido" que "las corporaciones se lancen en despertar el recuerdo porque fue un hecho muy duro para el Cuerpo de Bomberos".

Preguntado por si cree que se podían haber evitado las muertes, Sánchez ha insistido en que "las cosas han pasado y es mejor no desempolvar". "Si pudiéramos recuperar la vida de los compañeros te pondrías a cuestionar qué pasó y es mejor olvidar porque no hay nadie que nos devuelva a nuestros compañeros", ha afirmado. "La paradoja de estar trabajando durante varios días para desenterrar a tus compañeros es inolvidable. Aquí se volcaron todos los bomberos de Madrid y de España. No cabe duda de que luchamos hasta el final por ellos", ha concluido.